Tailandia: ataque a una guardería deja al menos 37 muertos, la mayoría niños

via REUTERS - TPBS/REUTERS TV

El asaltante, un expolicía de 34 años, irrumpió en el establecimiento con una pistola y un cuchillo, atacó a niños y adultos, escapó del lugar y se dirigió a su casa, donde asesinó a dos integrantes de su familia y se suicidó. Las autoridades de la provincia de Nong Bua Lamphu investigan los móviles de la masacre que pone de luto a la sociedad tailandesa.

Al menos 37 personas murieron, entre ellas 23 niños de entre dos y tres años. Este es el balance establecido este jueves 6 de octubre por las autoridades tailandesas tras un tiroteo que se produjo en una guardería de niños en una localidad de Nong Bua Lamphu, una provincia del noreste de Tailandia.

El jefe de la policía provincial confirmó que la mayoría de víctimas son menores de edad. El último comunicado de las autoridades sobre el suceso informó de 15 heridos, ocho de ellos en estado grave.

Las autoridades añadieron que, después del ataque, el agresor había regresado a su casa, donde mató a su esposa e hijo antes de suicidarse. El asesino ha sido identificado como un antiguo policía. El exfuncionario, de 34 años, había sido despedido del cuerpo policial el año pasado por consumo de drogas.

De acuerdo con la policía local, unos 30 niños estaban en la guardería cuando el pistolero entró alrededor de la hora del almuerzo. Primero disparó a miembros del personal, incluida una profesora que estaba embarazada de ocho meses. Los medios de comunicación locales también informaron que el asesino utilizó cuchillos en el ataque antes de abandonar el lugar.

"En relación con el horrible incidente ocurrido en la provincia de Nong Bua Lamphu, me gustaría expresar mi más profundo pesar y condolencias a las familias de los muertos y heridos", escribió el primer ministro del país, Prayut Chan-o-cha, en su página Facebook.

El dirigente ordenó una investigación sobre la masacre.

"Había sangre por todas partes"

Las imágenes de la masacre, proporcionadas por la Policía, mostraban decenas de cadáveres esparcidos por diferentes lugares mientras que la mayoría de los heridos fueron trasladados a un hospital de la provincia. Según medios locales, el servicio de urgencias solicitó que los ciudadanos donen sangre de todos los tipos.

Paweena Purichan, de 31 años, que presenció la huida del sospechoso, se dirigía al trabajo en moto cuando vio al asaltante alejarse en furgoneta a toda velocidad. "Tenía la intención de atropellar a otras personas en la carretera", dijo a la agencia AFP.

"El atacante chocó contra una moto y dos personas resultaron heridas. Aceleré para alejarme de él. "Había sangre por todas partes", narró.

Los asesinatos masivos no son comunes en Tailandia, pero en 2020, un tiroteo fue ejecutado por parte de un oficial del Ejército en un centro comercial de la ciudad de Nakhon Ratchasima, en el que murieron 29 personas. El pistolero, un suboficial mayor de 31 años, fue abatido por la policía tras su matanza de casi 17 horas. Lo hizo tras una discusión con un superior.

Un sargento mayor del Ejército Real también estuvo detrás de un tiroteo en un recinto militar de Bangkok en septiembre, en el que murieron dos oficiales.

Con AFP y EFE