T-MEC, única base de crecimiento que le queda a López Obrador

·14  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 2 (EL UNIVERSAL).- Celebrar el T-MEC era importante porque es la única base de crecimiento económico que le queda a López Obrador, afirma Luis Ernesto Derbez Bautista, exsecretario de Relaciones Exteriores, en entrevista con EL UNIVERSAL sobre los objetivos y logros de la primera reunión de los presidentes de México y Estados Unidos, en Washington, celebrada el pasado 8 de julio.

El excanciller considera que el presidente Andrés Manuel López Obrador fue pragmático y logró el objetivo de que no hubiera agresividad por parte del gobierno de Estados Unidos y que se percibiera al T-MEC como algo que va a continuar de manera suave y tersa.

Enriqueta Cabrera (EC): La primera pregunta es en relación con el contexto político que se vivió en Washington hace más de tres semanas en la primera reunión de los presidentes de México y Estados Unidos. ¿Cómo se desenvolvió esta reunión y qué era lo que buscaban el Presidente Andrés Manuel López Obrador y el Presidente (Donald) Trump que es también candidato a reelección.

Luis Ernesto Derbez Bautista (LEDB): En este contexto, Enriqueta, creo que tenemos muy claro que el presidente López Obrador fue muy pragmático. Él entendió que era imposible no ir, dado que Trump, como presidente de Estados Unidos, que justo en el momento de arranque del T-MEC le estaba pidiendo, y yo diría hasta cierto punto de manera muy agresiva, su asistencia.

Era importante para Trump, por dos razones, que estuviera el presidente de México y que celebraran el concepto del T-MEC. La primera razón es porque el T-MEC es un proceso negociado porque Trump lo quiere, no porque el gobierno de México ni el gobierno de Canadá lo hubieran querido; si no, porque Trump, candidato en el año en que gana la elección en 2016 y Trump presidente, cumpliendo esa promesa a su electorado, crea y estructura la necesidad de que haya una verdadera renegociación de lo que él llamó en su momento el peor tratado comercial que Estados Unidos jamás había firmado, el TLCAN, por lo tanto, para Trump era muy importante que en Washington estuvieran presentes, originalmente intentó que fueran los dos, pero por lo menos que fuera el mexicano, el primer ministro de Canadá y el presidente mexicano para poder tener ahí su celebración de su tratado comercial. Eso es importante para Trump.

Para México era importante porque es la única base de crecimiento económico que le queda al presidente López Obrador. Por lo mismo, tanto en interés del presidente López Obrador como en interés de Trump celebrar el T-MEC era importante, cuando lo llama tiene que ir.

Pero el segundo objetivo muy claro del presidente Trump era conseguir que el presidente mexicano validara su candidatura y lo hiciera enfrente de los latinos que están en esa nación. El presidente Trump obtiene eso, Enriqueta, en el momento en el que el presidente López Obrador después de un discurso que yo podría llamar normal, hace algo que para mí fue sorprendente, las dos últimas páginas por decir, no estoy seguro cuales serían, pero en las últimas páginas de su discurso se voltea y elogia al presidente Trump, y entonces, en ese momento el candidato Trump obtiene un espaldarazo que estaba buscando.

El presidente de México, con un sentido muy pragmático, lo que piensa creo yo, es, este es el momento de dar la oportunidad a que el T-MEC tenga éxito, no lo voy a poner en riesgo, y por lo tanto no lo pone en riesgo y hace lo que tenía que hacer que es ir y hacer esta declaración.

Tienes que darle una muy buena calificación, ¿sabes a quién?, al equipo compuesto por el Canciller Marcelo Ebrard y la Embajadora Marta Bárcenas porque lo que obtiene ellos es que no haya ninguna acción de, yo llamaría, humillación ni tampoco grosería de parte del presidente Trump en toda la reunión. Entonces, ¿qué obtiene Trump?, como presidente presentarse, mostrar que está haciendo una buena relación con México, y como candidato dejar en claro que su objetivo, un nuevo tratado que es mucho mejor y más favorable para Estados Unidos que el anterior, y segundo, un espaldarazo del presidente de México de que no es una persona discriminante contar los latinos porque eso es lo que prácticamente le dijo el presidente López Obrador. Son dos golpes a favor del candidato Trump, no del presidente Trump.

EC: El candidato Trump está buscando también con esto un acercamiento al voto latino, yo creo que el un voto latino es muy importante en esta elección.

LEDB: Él sabe una cosa, Enriqueta, él sabe que no lo va a ganar, ¿ok? Lo que está planteando es, si, tratar de rescatar lo que pueda del voto latino, pero más que nada mandar una imagen de alguien que logra, primero traer a el mexicano, segundo celebrar el T-MEC y tercero dejar en claro con lo que le dice el presidente de México, que no ha sido alguien que haya estado insultando ni a México ni a los mexicanos.

EC: Y eso, debería de significar que en el resto de la campaña ya no va a usar esto.

LEDB: Yo estoy seguro de que para él fue importante hacerlo. Si nos damos cuenta, esa misma noche cuando la cena, cuando está el presidente Trump con el presidente López Obrador y los invitados. En esa misma noche, el candidato Trump, es decir la campaña de Trump, ya estaba sacando anuncios en los cuales contrarrestaban lo que el candidato (Joe) Biden del partido demócrata había mencionado respecto al trato que el presidente Trump había dado a los grupos migrantes en general en Estados Unidos. Entonces, ya empezó la utilización y fue la utilización de las palabras del presidente López Obrador en la campaña del candidato Trump, no del presidente Trump.

EC: Y bueno, ¿el presidente López Obrador que fue lo que obtuvo?

LEDB: Bueno, el presidente López Obrador lo que obtuvo es, uno, el que no hubiera agresividad de parte del gobierno de Estados Unidos encabezado por su presidente Trump. Dos, que el TMEC se percibiera como algo que va a continuar de manera suave y tersa y, por lo tanto, que cualquier persona interesada en invertir en México esté ya notoriamente dándose cuenta que en los próximos 6 meses, Trump sigue siendo presidente por 6 meses prácticamente, que en los próximos 6 meses de arranque del TMEC tiene la oportunidad de obtener concesiones del gobierno mexicano, hacer inversiones, y que estas van a mantenerse, porque el presidente Trump va a mantener el TMEC en caso de que fuera reelecto y ciertamente, el presidente Biden, si fuera él el elegido, también mantendría el TMEC a lo largo de su cuatrienio. Es decir, para López Obrador, y para el grupo del gobierno mexicano era muy importante, y era importante simplemente y llanamente porque no podían no tener el TMEC y una amenaza de Trump de que nos iba a imponer aranceles o cualquier cosa hubiera destruido la posibilidad de recuperación económica, por mínima que esta sea, de este año 2020.

EC: Hay un interés también de ambos en la situación económica porque una de las cuestiones, de los grandes problemas, es la recesión que viene y que va a golpear a México y va a golpear a Estados Unidos. Importante refrendar el T-MEC. Y además, López Obrador también se pronuncia muy positivamente por el T-MEC porque lo siente como indispensable, digamos, para disminuir la caída económica o para iniciar una recuperación.

LEDB: Exactamente, el presidente López Obrador entiende claramente que lo único que le va a permitir a su gobierno tener un inicio de recuperación económica es el TMEC. Y que lo único que le va a poder permitir decir, de aquí en adelante ya tocamos fondo y estamos empezando a salir son las exportaciones de México a los Estados Unidos, gracias al T-MEC.

EC: Pero eso puede ser más que nada un "wishful thinking", porque la recuperación va a ser larga, difícil, etcétera, para todo el mundo, para México incluido.

LEDB: Sin duda, lo que tienes que entender es algo bien importante, la manera como el presidente López Obrador da su historia o narra su historia es: "ya lo peor terminó, de aquí en adelante todo el bueno, todo es positivo" y entonces, lo que él está planteando es, gracias a mí, gracias a que hicimos una buena negociación, gracias a que yo logré que no nos pongan más trabas, el T-MEC empieza a funcionar y, fíjense ustedes, ya empezamos a tener recuperación económica, ya empezamos a tener empleo, ya empezamos a exportar vehículos, México está en la vía de la recuperación. Es muy distinto lo que tú y yo estamos platicando. Tu y yo estamos diciendo, pero es que nos hundimos muchísimo, y él lo que está diciendo es ya tocamos fondo, vamos hacia arriba.

EC: OK, ya vamos hacia arriba. Ahora vamos a ver a qué velocidad, si es una V si es una L o qué es lo que pasa.

LEDB: Como economista te digo que es una L larga con un final hacia una U muy, muy, muy tendidita.

EC: Yo creo que, además, hay una preocupación simultánea o compartida en tres aspectos. Uno el coronavirus que le está pegando muy fuerte a Estados Unidos y le está pegando también ya muy fuerte a México. Dos, la cuestión económica, la recesión y la quiebra de empresas, porque en México están quebrando muchísimas pequeñas y medianas empresas, y entonces políticamente tiene un significado muy importante. Hay dos faltantes, que son la relación que el presidente, en un viaje tan importante de trabajo a Estados Unidos debería de tener un dialogo también con los demócratas, para qué, para buscar un equilibrio político de interés para México y de no interés para Trump.

LEDB: Sin duda, Enriqueta. Ahí lo que tenemos que entender es que el Presidente de la República prefirió apostar al corto plazo, es decir: el presidente Trump dura como presidente desde ahora hasta enero, prácticamente, no sé en qué caerá el primer sábado, pero el 20 de enero del año 2021, en caso de que perdiera la elección, ese periodo es un periodo en el que sigue siendo presidente y pudiese causar mucho daño a la economía mexicana, si se le ocurriera poner cualquier tipo de aranceles, etcétera, que impidiesen esta recuperación, por muy lenta que sea, de nuestra economía.

¿Cuál es el propósito entonces del presidente López Obrador? Evitar que ocurra eso, porque para él lo que es fundamental es entrar el año 2021 pudiendo dar una narrativa de progreso, de avance: resolvimos el problema del Coronavirus, ya estamos creciendo económicamente, ya se acabó la pandemia, etc. El interés del presidente López Obrador es la elección del 2021. Por lo tanto, seis meses son fundamentales, aunque los Demócratas estuvieran enojados, y seguramente lo van a estar por esta relación, él sabe que, bueno, no sé si lo sepa, pero lo que va a ocurrir es que en los primeros cuatro meses del gobierno de Biden, en caso de que fuera electo, serían cuatro meses de ajuste y acomodo, en los cuales no estaría atacando al gobierno de México.

Entonces, si lo vemos en esa perspectiva, López Obrador está comprando diez meses de tiempo, tiempo suficiente para una narrativa que le permita posicionar a su partido, Morena, nuevamente como un partido fuerte, de un sistema que está creciendo, que se está desarrollando, particularmente cuando le agregas lo que va a pasar con la corrupción dado lo que estamos viendo, lo que puede ocurrir con Lozoya y con Cesar Duarte. Y lo que acaba hace unos días, que es esta reforma de las pensiones o de las Afores a favor de los trabajadores, particularmente de los de niveles inferiores.

Entonces, cuando uno lo ve en esa perspectiva, empieza a tener sentido haber hecho lo que hizo, y lo que piensa el Presidente es: México sigue siendo muy importante. Y a pesar de que estén enojados los Demócratas, tendrán que negociar con nosotros.

EC: Bueno, ya tenemos una experiencia similar, con el otro tratado el TLCAN en la derrota electoral de Bush y la elección de Clinton.

LEDB: Yo creo que todo eso se tomó en cuenta porque lo que es primordial hoy para el presidente López Obrador y para el grupo de personas que han llamado a este gobierno la Cuarta Transformación, es el objetivo de mantener su mayoría en la Cámara de diputados, eso es fundamental si lo que quieren es continuar con su proceso de transformación, buena o mala, pero transformación como ellos la perciben.

EC: Podríamos decir que hay objetivos de los dos lados, objetivos ganados, objetivos de corto plazo. No se abordó ninguno de los grandes temas de la relación bilateral, esos siguen ahí como estaban, no hay cambio.

LEDB: No hablaron de migración, no hablaron de seguridad, no hablaron de salud que serían ahorita los tres grandes temas que debieron de haberse incluido en el discurso. No hubo intención de abordar los temas de largo plazo, la relación de México-Estados Unidos en seguridad, migración, salud. Simplemente hubo objetivos de corto plazo para los dos presidentes.

EC: Hay una incógnita que también es de muy corto plazo: ¿Cómo va a manejarse Trump en la campaña frente a los mexicanos, frente a México y frente a la migración? Al día siguiente de la reunión en Washington, Trump fue otra vez a ver el Muro en la frontera.

LEDB: Y eso no lo va a cambiar el presidente Trump, porque eso es lo que le gusta a su base electoral, por lo tanto, lo que podemos esperar es nuevamente, no sé cómo llamarle, pero, insultos desde un punto de vista de los migrantes, etc. Ya lo dijo prácticamente dos semanas después, cuando hizo el comentario muy fuerte de que ¡qué bueno que hicimos el muro porque si no, imagínense como estaríamos aquí de problemas en cuestiones del coronavirus por lo que nos pudieran haber traído los migrantes." Ya lo dijo.

EC: Es de suponerse que así continuará.

LEDB: Si, y el presidente López Obrador lo que está calculando es: si este hombre dura seis meses, son seis meses importantes para mí por la recuperación económica que me va a traer el TMEC y si dura cuatro años, seis meses más todavía.

EC: Tener al vecino en paz, no cambia nada. Ni la reunión, ni la perspectiva cambian nada de la relación bilateral, de los problemas, de los grandes temas de la relación bilateral.

LEDB: Desafortunadamente regresó uno que pensamos que había desaparecido, que es todo el tema del narcotráfico, de la seguridad, este es un asunto importantísimo. México y Estados Unidos tienen que trabajar conjuntamente si en verdad queremos resolver la situación de inseguridad en México desde el punto de vista de la delincuencia organizada.

El país, nosotros solos no podemos batallar contra eso, los americanos deben entender que, con el paso del tiempo, su frontera realmente va a estar amenazada porque tendríamos a estos grupos multinacionales, que es lo que son, son grupos multinacionales

EC: Están de los dos lados de la frontera

LEDB: Así es, y por lo tanto lo que deberían los norteamericanos y los mexicanos entender, es que, a menos que haya, yo le llamaría, un proceso conjunto de información e intercambio de información, eliminación del trasiego de armas, control de lo que es las exportaciones mexicanas de drogas a los Estados Unidos, y finalmente, un conjunto realmente serio de ambos para tratar de detener toda la capacidad financiera de estas grandes bandas organizadas. Yo creo que ahí está un aspecto fundamental de la relación México-Estados Unidos en los próximos diez años, va a ser seguridad, seguridad fronteriza y ataque común a la delincuencia organizada que está asentada en México.

El segundo tema común es migración. La definición de si verdaderamente vamos ya a aceptar los mexicanos que tendríamos una frontera común, no en el norte de nuestro país, sino en el sur de nuestro país, y que, por lo mismo, se tendría que negociar un proceso en el cual, los mexicanos tuvieran posibilidades de viajar y regresar a los Estados Unidos para trabajar allá, al tiempo que México se convertiría, junto con los Estados Unidos, en el guardia de la frontera sur de una región conjunta México-Estados Unidos.

El problema migratorio es un problema serio, que tiene que ser definido, o sobre la base de la relación México-Estados Unidos, o sobre la base de la relación México-Estados Unidos y Centro América. Esta última es muy complicada. ¿Qué fue lo que ocurrió en el último año? Prácticamente nos obligaron a entrar en una relación con ellos, con Estados Unidos, de control de la migración centroamericana. Entonces, es el gran segundo tema que tenemos que plantear.

Y el tercero, sin duda es este concepto del que estábamos platicando ahorita, de cómo podemos integrarnos mejor y más efectivamente desde el punto de vista económico. Son tres grandes temas que no van a desaparecer, que van a estar ahí presentes por los próximos, yo diría, quince o veinte años, pero son la base y el fundamento de una buena relación entre las dos naciones.