Túnez prevé importar de Francia 250.000 toneladas de trigo

Túnez, 9 nov (EFE).- Túnez prevé importar de Francia un total de 250.000 toneladas de trigo durante la temporada 2022-2023 después de haberse visto duramente afectado por la crisis de cereales tras la invasión rusa de Ucrania, declaró el responsable regional de la cooperativa francesa Intercereales, Yann Lebeau, en declaraciones a la agencia estatal TAP.

Durante un encuentro de profesionales del sector de ambos países celebrado en la capital, Lebeau recordó que Túnez importa anualmente de Francia entre el 15 % y el 25 % de sus necesidades de trigo blando -para fabricar harina y pan- aunque no lo hizo durante el ejercicio anterior debido a la baja producción de su socio.

"Túnez importa de Francia 1,1 millones de toneladas de trigo blando, entre 500.000 y 600.000 toneladas de trigo duro, 800.000 toneladas de cebada y un millón de toneladas de maíz", reveló el directivo.

Intercereales firmó hoy un acuerdo de cooperación técnica de tres años con la Oficina Nacional de Cereales (ODC) -encargada de la adquisición, almacenamiento, venta y distribución de este alimento- y FranceAgriMer, organismo nacional francés de productos agrícolas y marítimos, para unificar los métodos de control de calidad y reforzar la formación sobre almacenamiento y conservación de cereales.

El pasado mes de agosto el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD) le concedió un crédito de 150,5 millones de euros para financiar la importación de trigo y cebada mientras que el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) -una de las cinco instituciones que integran el Grupo Banco Mundial- le otorgó 130 millones de euros para garantizar una intervención "urgente" en seguridad alimentaria.

Según la Oficina de Cereales, los tunecinos consumen una media anual de trigo duro -sémola y pasta- de 12 millones de quintales, de los cuales el 54 % ya han sido cubiertos con la producción local, por lo que aspira a prescindir de las importaciones de este alimento de cara al próximo año.

El que fuera conocido como el "granero de Roma" durante la Antigüedad clásica, importaba hasta ahora desde Ucrania el 48 % del trigo blando y el 66 % de la cebada de Rusia y Ucrania. A finales de 2021, la incapacidad del Estado para pagar en efectivo a sus proveedores, que desconfían del crédito, provocó el retorno de varios barcos cargados de mies.

(c) Agencia EFE