Un título histórico, sin celebración

Diego Mejía
·5  min de lectura

El 31 de Octubre de 1999 Mika Hakkinen se consagraría bicampeón del mundo de Fórmula 1 pero yo no estuve en Suzuka para presenciarlo. No. Estaba en Fontana, California.

Con mi padre al final de la tarde del sábado 30 nos preparábamos para hacer una transmisión técnicamente muy compleja.

Con la señal de Speedvision en la cabina de Caracol Radio en Fontana, haríamos en directo para Caracol Televisión en Colombia la final de la Fórmula 1 de ese año. Mientras esperaba allí, en la curva cuatro del óvalo, escuché que un auto dejó el box y salió a pista cuando ya casi se ponía el sol. Frente a la cabina pasó el hermoso Reynard Mercedes azul de Forsythe Racing pilotado por Greg Moore.

Un accidente con en su scooter dentro del paddock lo había dejado con una lesión en su mano derecha y los oficiales le dieron la oportunidad de dar algunas vueltas terminada la jornada para evaluar si estaba en condiciones de tomar la salida de la carrera de 500 millas el domingo.

En ese entonces como parte de las transmisiones que hacíamos con mi padre Germán, llevábamos siempre el scanner con las frecuencias de radio de todos los pilotos. Lo encendí para escuchar a Moore. “Está bien, solo me molesta cuando tengo que bajar las marchas para entrar al pit,” dijo, optimista.

Con 24 años, Moore estaba en la puerta de convertirse en la siguiente gran estrella de la serie. Había iniciado la temporada con victoria en Homestead y lideró el campeonato durante las primeras tres fechas antes de que Juan Pablo Montoya y Dario Franchitti asumieran el protagonismo.

Greg Moore, por la línea externa, momentos antes de su fatal accidente en Fontana.

Greg Moore, por la línea externa, momentos antes de su fatal accidente en Fontana.<span class="copyright">Michael L. Levitt</span>
Greg Moore, por la línea externa, momentos antes de su fatal accidente en Fontana.Michael L. Levitt

Michael L. Levitt

Era la Marlboro 500, la final de Montoya Vs. Franchitti. La icónica marca que patrocinaba la carrera era la que vestiría a Moore al año siguiente pues había firmado para ser piloto de Penske al lado de Gil de Ferran. Un equipazo.

En la décima vuelta de la carrera Moore perdió el control de su auto. Ya había avanzado 12 posiciones desde el fondo de la parrilla pues no había tomado parte de la clasificación. Las imágenes en vivo fueron terribles. Era difícil pensar que no se había hecho daño.

El recuerdo de la carrera hoy en día es muy vago, pero no cuando se interrumpieron las imágenes de pista para una entrevista con Steve Olvey, el jefe médico de la serie. Eran las peores noticias posibles, pero la carrera seguía y Montoya estaba a punto de hacer historia.

Juan Pablo Montoya fue campeón con un cuarto puesto en Fontana.

Juan Pablo Montoya fue campeón con un cuarto puesto en Fontana. <span class="copyright">Michael L. Levitt </span>
Juan Pablo Montoya fue campeón con un cuarto puesto en Fontana. Michael L. Levitt

Michael L. Levitt

Fue un día muy intenso, extraño. Horas después en el centro de Los Ángeles se llevó a cabo la premiación y le entregaron el trofeo a Montoya como el más joven campeón de la serie. Eso después de un sentido homenaje a sus dos amigos que se fueron muy temprano. Allí se celebró, su título y la vida de sus compañeros de carrera.

Nunca llegué a tratar a Moore, lo entrevisté un par de veces pero no llegué a hacerme una idea de qué tipo de persona era, me parecía un poco pedante, debo admitir, pero el tipo era ya una estrella, llegaba en la estela de Jacques Villeneuve, aunque sin su apellido.

Lo que pudo ser al año siguiente, quién sabe a qué lo habría llevado. Quien iba a ser su compañero de equipo logró el título, y su reemplazo, Helio Castroneves, fue quien más carreras ganó ese año, tres, como Montoya y Paul Tracy.

De su accidente quedó la lección de las escapatorias internas, nunca más en césped ni allí ni en Michigan, los dos circuitos de Penske. Canadá, la CART, todos tal vez, nos perdimos de ver florecer su gran talento.

"Siendo joven a veces haces cosas que tal vez no son las más inteligentes," dijo Moore el día anterior a ESPN cuando le preguntaron si no era muy optimista al pensar que podría correr con la lesión en su mano.

Esa carrera en Fontana era la despedida de su equipo y del programa de pilotos de Player’s que lo había impulsado. Sin embargo, su futuro estaba resuelto y el resultado no le iba a cambiar la vida. Haber tomado la salida tristemente lo hizo.

Greg Moore, Forsythe Racing

Greg Moore, Forsythe Racing<span class="copyright">Michael L. Levitt LAT Photo USA</span>
Greg Moore, Forsythe RacingMichael L. Levitt LAT Photo USA

Michael L. Levitt LAT Photo USA

Greg Moore, Forsythe Racing

Greg Moore, Forsythe Racing<span class="copyright">Michael L. Levitt LAT Photo USA</span>
Greg Moore, Forsythe RacingMichael L. Levitt LAT Photo USA

Michael L. Levitt LAT Photo USA

Greg Moore, Forsythe Racing

Greg Moore, Forsythe Racing<span class="copyright">Michael L. Levitt LAT Photo USA</span>
Greg Moore, Forsythe RacingMichael L. Levitt LAT Photo USA

Michael L. Levitt LAT Photo USA

Greg Moore

Greg Moore<span class="copyright">Robert Kurtycz</span>
Greg MooreRobert Kurtycz

Robert Kurtycz

Greg Moore lidera en la curva 1 antes de su fatal accidente en la siguiente curva

Greg Moore lidera en la curva 1 antes de su fatal accidente en la siguiente curva<span class="copyright">Michael L. Levitt LAT Photo USA</span>
Greg Moore lidera en la curva 1 antes de su fatal accidente en la siguiente curvaMichael L. Levitt LAT Photo USA

Michael L. Levitt LAT Photo USA

Greg Moore en la pista en su última vuelta antes de su fatal accidente

Greg Moore en la pista en su última vuelta antes de su fatal accidente<span class="copyright">Michael L. Levitt LAT Photo USA</span>
Greg Moore en la pista en su última vuelta antes de su fatal accidenteMichael L. Levitt LAT Photo USA

Michael L. Levitt LAT Photo USA