Las tímidas hermanas que conquistaron a Austin con sus auténticos tacos mexicanos (y ahora van por Los Ángeles)

·9  min de lectura

AUSTIN, Texas — Una mañana temprano, todo el mundo estaba comiendo migas en el vestíbulo del Hotel Line.

Desde hace mucho tiempo, las migas del restaurante llamado Veracruz All Natural han sido la fascinación de los habitantes de Austin obsesionados con los tacos: huevos revueltos bañados con pico de gallo, crujientes totopos de maíz recién hechos y coronados aquí y allá con queso Monterey Jack, cilantro y una tajada de aguacate. Todo eso se acomoda en una tortilla y se envuelve bien en papel aluminio como si fuera un regalo.

“Siempre que salgo de la ciudad, es lo que como antes de partir”, comentó Nadia Chaudhury, editora de la guía Eater Austin. “Sin duda, sus tacos son el mejor ejemplo de los tacos de Austin”.

Migas o tacos para el desayuno en el restaurante Veracruz All Natural, en Austin, Texas, el 23 de agosto de 2021. (Jessica Attie/The New York Times)
Migas o tacos para el desayuno en el restaurante Veracruz All Natural, en Austin, Texas, el 23 de agosto de 2021. (Jessica Attie/The New York Times)

No obstante, aunque las migas que venden en el hotel y en otros cinco lugares capten mucha atención, sus creadoras no lo hacen. Reyna y Maritza Vazquez, las propietarias del Veracruz All Natural, son tímidas y relajadas y casi siempre visten con pantalón de mezclilla y zapatos tenis.

Las hermanas Vazquez han hecho algo más que servir los populares tacos en un camión de comida. Han cambiado el panorama culinario de Austin al allanar el camino para el mercado de una comida mexicana más regional en una ciudad que desde hace mucho tiempo se ha definido por su cocina Tex-Mex, y al ayudar a otros inmigrantes y a sus familias a fundar grupos de restaurantes con un capital muy reducido.

“Si no fuera por ellas, no estarían llegando tantos estilos nuevos y diferentes”, aseguró Armando Rayo, periodista y productor en Identity Productions de Austin que escribe acerca de tacos. “Hicieron mucho por los inmigrantes emprendedores”.

Las hermanas Maritza y Reyna Vazquez frente a su camión Veracruz en Austin. (Jessica Attie/The New York Times)
Las hermanas Maritza y Reyna Vazquez frente a su camión Veracruz en Austin. (Jessica Attie/The New York Times)

Esto lo han logrado gracias a que elaboran los platillos con los que crecieron en Veracruz, México, y no ceden a la presión que sienten muchos chefs inmigrantes de cambiar su comida para poder ser aceptados. Rayo añadió que, por el contrario, estas hermanas están marcando las tendencias en Austin. Desde luego que antes de que llegaran las Vazquez ya había camiones de comida, tacos para desayunar y jugos recién hechos en la ciudad, pero Veracruz All Natural parece como algo visionario porque combina muchos de los elementos que llegarían a ser característicos de Austin.

En septiembre, luego de que los clientes de todo el país lo solicitaran, las Vazquez abrirán un camión de comida en Los Ángeles y extenderán su empresa fuera de Texas. “Si vamos para allá y tenemos éxito, lo intentaremos en otros lugares”, comentó Reyna Vazquez, de 38 años.

Aunque las hermanas están orgullosas de su éxito en la ciudad, en ocasiones tienen sentimientos encontrados por cómo esto se ha hecho realidad. Han formado una clientela que en su inmensa mayoría no es latina y no tienen muchos seguidores de su comunidad bulliciosa. La zona este de Austin, donde abrieron el Veracruz, ha pasado por un importante proceso de gentrificación y muchos de sus antiguos residentes mexicoestadounidenses se han mudado a otros lugares.

Las hermanas tampoco sienten que pertenezcan a los círculos de chefs de Austin. Comentan que a menudo los clientes suponen que sus maridos, los cuales son blancos, son quienes administran los restaurantes. “Es interesante que la gente automáticamente piense que un negocio exitoso tenga que ser una empresa cuyos propietarios son personas blancas”, señaló Reyna Vazquez.

“Nosotras estamos tratando de cambiar eso”, añadió, y no lo dice porque sigan un modelo de éxito establecido por otros restaurantes, sino porque están creando su propio modelo.

Clientes en uno de los 6 establecimientos de Veracruz All Natural en Austin. (Jessica Attie/The New York Times)
Clientes en uno de los 6 establecimientos de Veracruz All Natural en Austin. (Jessica Attie/The New York Times)

Su llegada a Los Ángeles será también muy discreta. Harán lo mismo que ya hicieron: estacionar un camión afuera del Hotel Line del barrio coreano. También piensan poner un restaurante tradicional en algún momento.

Dicen que han recibido ofertas lucrativas para abrir en varios estados, entre ellos Colorado, Washington y Nueva York. Pero Los Ángeles siempre ha sido su sueño. Tal vez el entorno de taquerías tan prósperas y diversas sea abrumador para los recién llegados. Pero para estas hermanas es emocionante, dijo en español Maritza Vazquez, de 42 años (las dos son bilingües). “Queremos demostrar que podemos tener éxito en una ciudad que tiene una gran variedad”.

El plan de Los Ángeles aparece 22 años después de que llegaran a Estados Unidos cruzando la frontera de manera ilegal con su madre Reyna Senior, el exesposo de Maritza Vazquez y su hijastra, Lisek Mariscal.

Cuando trabajaban en una taquería de Austin, las hermanas se dieron cuenta de que los platillos mexicanos casi no se parecían a lo que su madre servía en el restaurante que tenía en su casa de Veracruz. La comida Tex-Mex y su abundante chile con carne y queso era, sin duda, la opción de comida mexicana que predominaba.

Raspado with bananas and raspberry shaved ice at Veracruz All Natural in Austin, Texas on Aug. 13, 2021. The Vazquez sisters, who came to the U.S. from Mexico 22 years ago, started Veracruz with a food truck on Austin’s East Side. Now they’re starting one in Los Angeles. (Jessica Attie/The New York Times)
Raspado con bananas y hielo con sabor a frambuesa en Veracruz All Natural. (Jessica Attie/The New York Times)

Cómo empezó su próspero negocio

En 2006, Reyna Vazquez compró un camión en 6,000 dólares y abrió Antojitos Veracruz en la parte norte de Boulevard Lamar en el cual le ofrecía a esta ciudad una probadita de su lugar de origen con jugos, licuados y refrigerios como elotes y raspados. Dos años después, se incorporó Maritza Vazquez y comenzaron a servir tacos preparados con la receta de su madre en la zona este de la calle Cesar Chavez.

“Al principio, la gente no estaba acostumbrada a comprar la comida en un camión”, aseguró Reyna Vazquez, aunque solo algunos años más tarde, la ciudad se convertiría en un centro de crecimiento de camiones de comida a nivel nacional. En ese momento, ninguna de las dos hablaba inglés y temían que la gente descubriera que no estaban legalmente en el país. (Ambas están haciendo los trámites para solicitar la ciudadanía).

El negocio mejoró luego de que Veracruz fue noticia en los periódicos locales con un artículo de 2009 en el Austin Chronicle que resaltó su torta de carne de cerdo, y una pequeña nota de 2011 en el Austin American-Statesman.

Reyna Vazquez en su camión de comida. (Jessica Attie/The New York Times)
Reyna Vazquez en su camión de comida. (Jessica Attie/The New York Times)

En toda la zona del este había restaurantes mexicanos, explicó Rayo. Pero el Veracruz All Natural destacaba por la importancia que le daba a los productos frescos y a los platillos vegetarianos. El camión estaba en un lugar muy accesible por su proximidad a la carretera interestatal 35, una autopista importante que muchos consideran la valla no oficial entre la población blanca y la población no blanca en Austin.

Aunque Veracruz atrajo por primera vez a muchos clientes a la zona este de Austin, algunas personas que vivían ahí pensaron que los tacos eran demasiado caros y no eran como la comida Tex-Mex a la que estaban acostumbradas.

“Creo que el producto que vendíamos en realidad no estaba dirigido a la comunidad dentro de la que estábamos”, comentó Mariscal, quien es ahora la jefa de capacitación del Veracruz. “Decían: ‘¿Qué es esta cosa tan saludable?’”.

En 2012, el Festival Southwest invitó a las hermanas a poner un camión de comida en la calle sexta de la zona este. Emeril Lagasse, Rachael Ray y otras celebridades se acercaron a comer ahí. En 2015, el Veracruz All Natural fue mencionado en el programa “Top 5 Restaurants” de Food Network. Su camión azul con sombrillas de paja se había convertido en un lugar de moda.

Hoy en día, los comensales pueden encontrar un Veracruz en todo Austin. Las hermanas aseguran que solo tres de sus aproximadamente 60 empleados no son latinos. Pero siguen tratando de construir un vínculo más fuerte con su propia comunidad. 

Regina Estrada, cuya familia abrió el restaurante Tex-Mex Joe’s Bakery en la zona este de Austin en 1962, mencionó que dicho establecimiento había estado ahí el tiempo suficiente como para que los clientes mexicoestadounidenses que se fueron de esa zona hicieran un viaje especial para comer ahí. Quizás el Veracruz no ha cultivado esos clientes habituales porque es más nuevo.  

No obstante, Luis Robledo, de 31 años, quien creció en la zona este de Austin, afirma que el Veracruz ha tenido un impacto positivo en la gastronomía de Austin y en los restaurantes como el suyo. Robledo, a quien le dicen Beto, creció con la comida Tex-Mex, pero su restaurante, Cuantos Tacos, el cual abrió en 2019, se enfoca en la gastronomía de la Ciudad de México. “Sin que la gente se percate”, dijo, Veracruz “abrió su mente a nuevas formas de comer tacos”.

Luis Robledo, propietario de Cuantos Tacos, en Austin, Texas, el 17 de agosto de 2021. (Jessica Attie/The New York Times)
Luis Robledo, propietario de Cuantos Tacos, en Austin, Texas, el 17 de agosto de 2021. (Jessica Attie/The New York Times)

Su taquería, administrada por personas de color y enfocada en diversos estilos regionales, es una de tantas que en fechas recientes ha abierto en la zona este, entre ellas, Nixta Taqueria y Discada. Nos mencionó que las hermanas Vazquez le habían proporcionado asesoría gratuita a él y a otros restauranteros.

Ese es el tipo de ayuda que, según las hermanas, no han recibido de los chefs que manejan otros restaurantes exitosos en la ciudad. “No nos invitan a sus eventos ni a hacer alianzas”, comentó Reyna Vazquez.

Chaudhury calificó la exclusión del Veracruz de los principales festivales de Austin como “una forma no intencional de protegerse”, ya que por lo general quienes organizan estos eventos son hombres blancos que invitan a participar a otros como ellos.

Esto no les molesta a las hermanas, quienes no han caído en las trampas convencionales de los chefs para tener éxito, como salir en televisión o publicar un recetario. Hace tres años, les pidieron que prepararan tacos en el programa “Beat Bobby Flay” de Food Network, pero se negaron a hacerlo porque Reyna Vazquez ya había planeado sus vacaciones. (En un inicio, su gerente de negocios nos dijo que estaban demasiado ocupadas para que las entrevistáramos para escribir este artículo).

Todavía no dejan de crecer en Austin. Un miércoles reciente, se reunieron en lo que será su segundo restaurante en Austin, el cual tiene programada su inauguración a principios del año entrante. El espacio, en el antiguo Aeropuerto Municipal Robert Mueller, solía ser un Youngblood’s Fried Chicken, parte de una cadena tradicional de Texas. En todas las paredes había fotografías en blanco y negro de parejas jóvenes y, sobre el pasillo, un gran letrero que decía “¡Deja espacio para el pastelito!”.

Las hermanas remplazarán esa decoración por murales llenos de vitalidad inspirados en el arte callejero de México y la costa de Veracruz. Su menú incluirá tamales veracruzanos y cochinita pibil. Sin gran alarde ni ninguna pena, se apropiarán del lugar.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Los tacos: un emblema de México en el mundo con tanta tradición como futuro

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.