Sylvester Stallone niega haberse unido al club de Mar-a-Lago

Louis Chilton
·1  min de lectura
Sylvester Stallone fotografiada con Donald Trump durante una visita a la Casa Blanca en 2018 (AFP via Getty Images)
Sylvester Stallone fotografiada con Donald Trump durante una visita a la Casa Blanca en 2018 (AFP via Getty Images)

Un representante de Sylvester Stallone negó las afirmaciones de que el actor es miembro del club privado de Florida de Donald Trump, Mar-a-Lago .

Los informes en los Estados Unidos habían sugerido que la estrella de Rocky se había unido al exclusivo club de miembros de Palm Beach, lo que provocó una respuesta del actor.

Mar a Lago es conocido entre el público por la predilección de Trump (a ese destino) como presidente de Estados Unidos. El político, dos veces acusado, a menudo organizaba reuniones sociales en el club para amigos y donantes durante su tiempo en el cargo.

Después de mudarse recientemente al área de Palm Beach, Stallone fue visto en el lugar, lo que generó informes de que se había unido.

Sin embargo, en un comunicado entregado a PA , el representante de Stallone confirmó que el actor no es miembro, pero que había visitado el local como "invitado a cenar".

Leer más: Audio revela burlas de Donald Trump por la apariencia de Michelle Obama

Michelle Bega dijo: “Sylvester Stallone nunca ha sido, ni es miembro de Mar-a-Lago como se ha informado falsamente.

"Él era un invitado a cenar en el Club, pero él mismo no es miembro ahí".

El propio Stallone se refirió a los informes falsos en las redes sociales y escribió: “Me gustaría decirles a todos que esto nunca sucedió”.

“Esto simplemente no es cierto. NUNCA sucedió. No quiero faltarle el respeto a nadie, simplemente no soy miembro. Así que sigan golpeando".

Mar-a-Lago es propiedad de Trump desde 1985.

Relacionados

Madre de Sylvester Stallone muere a los 98 años: ‘Fue una mujer extraordinaria’

Legisladora no será procesada después de un arresto “perturbador” por llamar a la puerta del gobernador de Georgia

Trump cobró miles de dólares a los contribuyentes para que el Servicio Secreto pudiese quedarse en Mar-a-Lago