Sweet Girl: a medio camino entre el entretenimiento de la acción pura y el peso del melodrama familiar

·3  min de lectura
Sweet Girl: a medio camino entre el entretenimiento de la acción pura y el peso del melodrama familiar
CLAY ENOS/NETFLIX © 2021

Sweet Girl (EE.UU. / 2021). Dirección: Brian Andrew Mendoza. Guión: Gregg Hurwitz, Philip Eisner. Fotografía: Barry Ackroyd. Elenco: Jason Momoa, Isabela Merced, Adria Arjona, Amy Brenneman. Duración: 109 minutos. Disponible en Netflix. Nuestra opinión: Regular.

“Hombre afligido por la muerte de su esposa /secuestro de su hija / ataque contra su familia se embarca en una búsqueda de justicia y venganza, golpeando y asesinando gente (mala) en el camino”. A fuerza de repetición, este modelo de premisa se convirtió en un subgénero con peso propio dentro del universo de las películas de acción, con ejemplos que van desde El vengador anónimo hasta John Wick.

Una de las claves del éxito de este tipo de films es contar con un protagonista que pueda llevar sobre sus hombros la narración. Puede tratarse de un actor con imagen de “hombre duro” clásico como Charles Bronson; una estrella de acción con costado sensible como Keanu Reeves; o un intérprete talentoso cuya ductilidad le permite destacarse en este campo de forma inesperada, como Liam Neeson o Bob Odenkirk.

Jason Momoa tiene el físico imponente y la experiencia como superhéroe que lo perfilaban como buen candidato para protagonizar Sweet Girl, una de estas narraciones en las que el duelo es transitado en forma de búsqueda ultraviolenta de justicia. Los villanos a los que se enfrenta son los poderosos involucrados en la industria farmacéutica, cuyos negociados tuvieron como consecuencia que la esposa del personaje de Momoa no pudiera acceder a un medicamento que podría haber curado su enfermedad.

El detalle novedoso que introduce en su subgénero el film dirigido por Brian Andrew Mendoza es que el protagonista está acompañado en su periplo por su hija adolescente. Rachel, interpretada por Isabel Merced, es una chica con una personalidad fuerte y suficiente destreza física para sobrellevar situaciones complicadas, que comprende y cuestiona por igual a su padre.

Sweet Girl se debate entre el intento por profundizar el melodrama familiar / retrato de la relación padre-hija y su premisa de película de acción pura, con numerosas escenas en las que Momoa se enfrenta con asesinos a sueldo que intentan detenerlo. El equilibrio entre estas partes es difícil de lograr y el film se queda a medio camino. El dolor ante la pérdida y la injusticia, que son el motor de los protagonistas, además del miedo y la confusión que le provocan a Rachel las acciones de su padre, se ciernen sobre toda la película como una nube negra, que impide llegar a ese punto en el que la violencia resulta tan exagerada que funciona como entretenimiento catártico.

Isabel Merced demuestra que es capaz de interpretar personajes complejos en Sweet Girl
Isabel Merced demuestra que es capaz de interpretar personajes complejos en Sweet Girl


Isabel Merced demuestra que es capaz de interpretar personajes complejos en Sweet Girl

Todo se complica aún más cuando en el tercer acto aparece una vuelta de tuerca de la narración, que obliga a un cambio en la mirada sobre lo anterior. No solo se siente forzado, un intento de originalidad en una película en la que ese valor escasea, tanto en lo narrativo como en lo formal. Lo más incómodo de esta revelación es que sugiere que otra película mucho más audaz era posible, en la que se le habría dado más espacio para brillar a Merced, una joven actriz cuyas interpretaciones en films como Dora, la exploradora, Familia al instante y en la propia Sweet Girl, demuestran que está lista para hacerse cargo de personajes con mayor complejidad y guiones más ambiciosos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.