Leylah Fernández ilumina el US Open

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

NUEVA YORK (AP) — Leylah Fernández se autodescribe como “una chica despreocupada” y está viviendo su mejor momento en Flushing Meadows.

Alzando el puño y arengando a los aficionados, Fernández dejó en el camino a otra ex campeona del Abierto de Estados Unidos para acceder por primera vez a los cuartos de final de un Grand Slam.

Un día previo a cumplir los 19 años, la zurda canadiense ganó los últimos cinco juegos para eliminar 4-6, 7-6 (5), 6-2 a Angelique Kerber, la campeona de la edición 2016 del US Open. La número 73 del ránking demostró que haber eliminado a la campeona defensora Naomi Osaka en la ronda previa no fue una casualidad.

Con gran determinación y astucia, más el temple de una veterana cuando está en desventaja contra oponentes más consagradas, Fernández concretó devoluciones que dejaron sin oportunidad a Kerber. La alemana fue tajante al hablar de la jovencita: “Ella puede llegar muy lejos en los próximos años”.

¿Qué tal en la próxima semana?

No hay como el presente para las tenistas jóvenes. Otro chico de 18 años que avanzó el domingo a los cuartos de final fue el español Carlos Alcaraz, convirtiéndose en el tenista más joven en llegar a esa instancia del Abierto de Estados Unidos desde 1963, al superar 5-7, 6-1, 5-7, 6-2, 6-0 a Peter Gojowczyk, un alemán de 32 años que había sorteado la fase de clasificación del torneo.

Alcaraz, 55 en el ránking, venía de eliminar al tercer favorito del torneo, el griego Stefanos Tsitsipas en la ronda previa. Quedó como el jugador más joven con dos victorias seguidas en cinco sets en un Grand Slam desde que Michael Chang lo hizo con 16 años en el US Open de 1988.

Hay otra jugadora de 18 años en la segunda semana del torneo. Se trata de la británica Emma Raducanu, quien enfrentará a la estadounidense Shelby Rogers.

Si le preguntan a Fernández por el secreto de su éxito, no se abure de mencionar dos factores. Uno es asegurarse de pasarla bien en la cancha y la otra es el apoyo de su familia. Su padre ecuatoriano, su madre filipina- canadiense y sus hermanas “definitivamente me ayudan a mantener arriba el ánimo”.

Ella le da crédito a su padre — quien la entrenó y le ha dado consejos a la distancia a través de llamadas telefónicas desde casa, mientras cuida a su hermana menor — y a su mamá — quien encabeza el aliento desde la grada con otros miembros de la familia Fernández — de enseñarle valiosas lecciones que no tienen nada que ver con el tenis.

Ellos se encargan de enfatizar, dice Fernández, que “no puedes tomarte las cosas demasiado en serio, y que debes madurar y al mismo tiempo ser una niña, relajarte, divertirte, comer chocolate cuando quieras y simplemente divertirte, ver una película y dejar pasar la hora de ir a la cama”.

Ahora Fernández, quien solo una vez ha pasado de la tercera ronda en un grande hasta ahora, se las verá con la ucraniana Elina Svitolina, la quinta favorita al título, en los cuartos de final.

Otro duelo en la rama femenina enfrentará a Aryna Sabalenka (2da) contra la checa Barbora Krejcikova, campeona del último Abierto de Francia, quien a última hora derrotó 6-3, 7-6 a la española Garbiñe Muguruza.

Fernández y Alcaraz están entre los rostros nuevos que siguen asombrando en esta edición del US Open, en la que la principal pregunta de cada día es ¿Y ahora quien dará la sorpresa? — y parece que cada día hay varias opciones de respuesta.

Tal fue el caso de Botic van de Zandschulp este domingo. El neerlandés de 25 años y 117 del ránking se convirtió en apenas el tercer jugador surgido del torneo de clasificación que se mete en los cuartos de final de Flushing Meadows desde el inicio de la era abierta en 1968.

Apenas nueve hombres preclasificados alcanzaron la segunda semana, la menor cantidad en un US Open desde 2005. Van de Zandschulp redujo la cifra al vencer 6-3, 6-4, 5-7, 5-7, 6-1 al argentino Diego Schwartzman (11).

El rival de turno de van de Zandschulp será el ruso Daniil Medvedev (2), mientras que Alcaraz se las verá frente al canadiense Felix Auger-Aliassime (12).

Auger-Aliassime, quien tiene 21 años, alcanzó la ronda de cuartos por segundo Slam seguido al vencer al estadounidense Frances Tiafoe por 4-6, 6-2, 7-6 (6), 6-4.

“La edad es solo un número", dijo Auger-Aliassime a una pregunta sobre Alcaraz. “El se siente como un jugador establecido”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.