Suu Kyi comparecerá en persona ante un tribunal por primera vez tras el golpe

Bangkok, 24 may. (EFE).- La depuesta líder birmana, Aung San Suu Kyi, comparecerá este lunes de manera presencial por primera vez ante un tribunal especial de Naipyidó que la juzga por una serie de supuestos delitos previos al golpe de Estado militar del 1 de febrero.

La derrocada Consejera de Estado y ministra de Exteriores, que permanece bajo arresto domiciliario en la capital birmana desde el primer día del levantamiento militar y que no ha sido vista en público desde entonces, se enfrenta a dos procesos judiciales por diversos delitos.

En vistas previas, Suu Kyi, que no ha podido mantener reuniones privadas con los abogados que la representan, ha comparecido vía videoconferencia.

Se espera que hoy la política birmana comparezca de manera presencial en un tribunal creado especialmente para la ocasión y del que no se ha desvelado la localización, según indicaron a Efe varias fuentes.

La vista, que está previsto que se celebre por la mañana, forma parte de un proceso en el que la nobel de la paz se enfrenta a cinco variopintos cargos como la importación ilegal de dispositivos electrónicos o vulnerar las normas sobre la covid-19.

Mientras que en otro juicio, elevado la semana pasada al Tribunal Supremo, afronta la supuesta violación la Ley de Secretos Oficiales, el cargo más grave y que podría suponer una condena de hasta 14 años de cárcel.

Los abogados de Suu Kyi rechazan todas las acusaciones y aseguran que son cargos orquestados.

Las protestas contra la junta militar continúan hoy un día más para expresar el rechazo popular al mando castrense y exigir la liberación de todos los detenidos, incluida Suu Kyi, y el restablecimiento de la democracia usurpada por los militares.

Al menos 818 personas han perdido la vida desde la asonada a raíz de la brutal represión ejercida por las fuerzas de seguridad contra las manifestaciones, según cifras de la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos, que contabiliza en casi 5.400 los detenidos desde el golpe de Estado.

Algunos de los manifestantes han decidido tomar las armas contra el Ejército cansados de los pocos avances de las manifestaciones pacíficas.

El Ejército justifica el golpe de Estado por un supuesto fraude electoral en los comicios de noviembre, en los que arrasó el partido de Suu Kyi, como ya hiciera en 2015, y que cuentan con el aval de los observadores internacionales.

La Comisión Electoral birmana, controlada por los militares, anunció el pasado viernes que disolvería por fraude electoral a la Liga Nacional para la Democracia (LND), encabezada por Suu Kyi, y perseguiría por "traición" a sus líderes.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.