Susto: el avión que transportaba a Bolsonaro, cercado por humo de los incendios

·3  min de lectura

BRASILIA.- El avión que transportaba hoy al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, tuvo que realizar una serie de maniobras para poder aterrizar debido al humo que cubre al estado de Mato Grosso, uno de los más castigados por los incendios en el Pantanal. Ante la falta de visibilidad la aeronave se vio forzada a realizar dos intentos de aterrizaje en el aeropuerto Sinop.

"Fue la segunda vez en mi vida que me ocurre esto, la otra fue en Río de Janeiro, algo anormal está ocurriendo, la visibilidad no era muy buena", comentó el presidente.

Coronavirus. "Está todo en rojo": el país que se encamina a la tercera ola de contagios

"Están habiendo algunos focos de incendio en Brasil, eso es algo que ocurre a lo largo de los años, hemos sufrido críticas muy fuertes (..) eso es algo que obviamente le interesa a los competidores de nuestro agronegocio", destacó.

La nube oscura, menos intensa que en Mato Grosso, ya llegó a los estados de Rio Grande do Sul y Santa Catarina, en la región sur de Brasil, y a San Pablo, en el sudeste, donde no se descarta que este fin de semana caiga una "lluvia negra".

"Los países que nos critican no tienen problema de quemas porque ellos ya quemaron todo lo que tenían", afirmó Bolsonaro, reiterando la crítica que ha formulada a menudo contra algunos gobiernos europeos.

Bolsonaro visitó hoy las ciudades de Sinop y Sorriso, donde habló ante productores agrícolas y recordó el discurso que pronunció el año pasado al abrir las deliberaciones de la Asamblea de la ONU.

Aquella intervención causó repercusión internacional por sus ataques a gobiernos europeos y haber afirmado que en la Amazonia no hay incendios.

Bolsonaro dijo hoy ante representantes del agronegocio local que "proporcionalmente ocupamos la menor área para la agricultura que cualquier país del mundo, somos un ejemplo para el mundo".

El jueves el jefe de Estado había declarado que Brasil merece una "felicitación" por las medidas relativas a su patrimonio ecológico.

La Amazonia, en el norte del país, y el bioma del Pantanal, en el oeste, enfrentan fuertes incendios este año que varias ONGs atribuyen a la acción deliberada de hacendados, madereros y explotadores de oro y otros minerales. Según el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (Inpe), los incendios en el Pantanal en la primera quincena de setiembre superan a los registrados en todo ese mes el año pasado.

Cerca de 2,3 millones de hectáreas del Pantanal fueron devoradas por las llamas desde inicio del año.

Ese bioma es la mayor planicie continental anegada del mundo, con una extraordinaria biodiversidad, y ocupa los estados de Mato Grosso, Mato Grosso do Sul, parte de Paraguay y parte de Bolivia.

El embajador de la Unión Europea en Brasil, Ignacio Ybañez Rubio, dijo en una entrevista publicada el jueves que aguarda avances "concretos" de Brasil en la lucha contra la deforestación para que ese bloque ratifique el acuerdo de libre comercio con el Mercosur.

Un día antes ocho embajadores europeos expresaron su preocupación sobre la situación ambiental en una carta dirigida al vicepresidente, Hamilton Mourão, quien preside el Consejo de la Amazonia.

Mourão invitó a los embajadores a recorrer la floresta, pero deslizó que hay países "proteccionistas" que realizan una campaña de desprestigio contra Brasil. Y comentó que dentro del INPE posiblemente haya algún adversario del gobierno que publica las informaciones satelitales sobre los incendios.

Agencia ANSA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.