"Sussex Royal", la apuesta de Harry y Meghan por la que enfrentarían una batalla legal

LA NACION

LONDRES.- Luego de que los duques de Sussex Harry y Meghan sacudieran a la monarquía británica con su sorpresivo anuncio del miércoles pasado , cuando dijeron que abandonarían sus funciones centrales como miembros de la familia real, se embarcaron en la definición de sus planes de independencia financiera.

Los duques registraron más de 100 productos, que incluyen lápices, medias y señaladores, bajo la marca "Sussex Royal", en junio pasado. La Oficina de Propiedad Intelectual del Reino Unido hizo pública la aplicación seis meses más tarde, y alrededor del mismo tiempo la pareja comenzó a utilizar el mismo nombre en su cuenta de Instagram, pero nadie advirtió que se trataba de un proyecto de emancipación que se había puesto en marcha.

Pero ahora, mientras esperan la habilitación para utilizar su marca en el Reino Unido y se preparan para negociar con la familia real, Harry y Meghan deberán hacer frente a un nuevo obstáculo. Las autoridades de la Unión Europea (UE) recibieron una aplicación para registrar seis líneas de productos, que van de los artículos de aseo a bebidas alcohólicas y joyas.

La petición fue presentada en alemán, con el inglés como segunda lengua, por un residente italiano llamado Ui Phoenix Kerbl, en lo que se percibe como una posible maniobra para sabotear la expansión del nuevo emprendimiento a otros mercados. El jueves pasado, el diario The Guardian había informado que los Sussex todavía no habían registrado la marca fuera de territorio británico.

La lucha por el sello real

Hasta el momento, no queda claro si se trata de un boicot, ya sea orquestado por la familia real o por un empresario oportunista, o si, por el contrario fueron ellos mismos quienes presentaron la aplicación para asegurarse la disponibilidad de su marca en el mercado europeo. En cualquier caso, aún queda por definir si el proyecto contará con el visto bueno de la Casa Real.

Al respecto, la experta en propiedad intelectual Sally Britton dijo a The Guardian: "[Harry y Meghan] claramente tienen una marca exitosa. La pregunta es si la reina les permitirá seguir usando el título 'Royal' y [el símbolo de] la corona en su logo oficial o si deciden utilizarlo en el extranjero en contra de sus deseos". Britton también dejó la puerta abierta a un posible rebranding de la pareja.

En los últimos días, circularon rumores en la prensa británica sobre un acercamiento entre los Sussex y el expresidente norteamericano Barack Obama y su esposa Michelle. De acuerdo a distintas versiones, Harry y Meghan buscarían seguir los pasos de los Obama, que además de establecer fundaciones caritativas publicaron libros y hasta produjeron un documental para Netflix desde su salida de la Casa Blanca, en 2017.

El proyecto "Sussex Royal" podría ser muy lucrativo. Consultado por el Daily Mail, el experto en ventas Andy Barr estimó que un eventual imperio comercial de la joven pareja podría generar ganancias anuales de hasta 400 millones de libras esterlinas (unos 522 millones de dólares).

Agencia ANSA