Suspendido de empleo y sueldo un profesor que solo ponía sobresalientes a sus alumnos

·3  min de lectura

Yván Pozuelo es un profesor de francés de un instituto asturiano con un método propio de enseñanza y puntuación bautizado como ‘la teoría del 10’ al que, tras un proceso de casi dos años, le ha valido una sanción de ocho meses de suspensión de empleo y sueldo. Acusado de “incumplimiento en general de sus funciones como funcionario”, él, en declaraciones a La Voz de Asturias, denuncia ser víctima de una “caza de brujas de libro”.

El profesor defiende que sus notas no son regaladas y que cada alumno se las gana. (Foto: Getty Images)
El profesor defiende que sus notas no son regaladas y que cada alumno se las gana. (Foto: Getty Images)

El camino de espinas de este profesor comenzó con un expediente abierto para juzgar su actividad dentro del aula y su singular sistema de enseñanza en el que todos sus alumnos sacan en algún momento un 10. Porque, como él mismo ha explicado en varias ocasiones y ya lo hizo también su abogado, Jesús López de Lerma, hace algunos meses ante el mismo diario, no se trata de dar un 10 generalizado a toda la clase ni de otorgar sobresalientes al “tun tun” porque “ni son regalados, ni inmerecidos”.

Pozuelo no comulga con el sistema actual de enseñanza y es muy crítico con él, como muestra en su libro titulado ¿Negreros o docentes? La rebelión del 10. Profesor durante dos décadas, su experiencia en las aulas le ha hecho ver cómo alumnos que rendían muy bien en clase no sacaban después buenas notas en los exámenes, por ejemplo. Eso le ha hecho declararse en contra de los libros de texto, de mandar deberes para casa y, en especial, del sistema de evaluación imperante.

Entre las páginas de su libro, cita La Voz de Asturias, se pueden leer frases como que “la nota es el principal parásito del proceso de enseñanza-aprendizaje” y que es “una arbitraria varita mágica”. Sobre la función de ese número que evalúa a los alumnos y los califica ha dicho también que “la nota no suma, solo resta, discrimina y segrega”.

Pozuelo ha insistido en sus declaraciones en que en todo este tiempo no ha tenido quejas ni de alumnos ni de padres y que estos, en sus clases, aprenden. Que los dieces que les pone no son regalados. “Siempre hice la misma pregunta ¿quién me ha denunciado? Y la respuesta es que no hay denuncia”, recuerda al tiempo que sentencia que “esto es un atentado a la libertad de expresión y una caza de brujas de libro”.

La sanción ahora recibida de ocho meses de suspensión de empleo y sueldo le parece desproporcionada y señala que a profesores que sí que cuentan con quejas y denuncias no se les haya abierto expediente y a él, sí. O que “incluso acusados de acoso sexual, que aquí en Asturias hay más de un caso, recibieron sanciones muy leves, que solo se endurecieron en los tribunales porque el servicio de inspección de educación fue muy benévolo”.

A sus compañeros, especialmente compañeras, les ha agradecido todo el apoyo que ha recibido en el tiempo que ha durado el proceso, que aún no ha acabado. Porque Pozuelo, al que cuentan que le pidieron que se retractase de sus opiniones, ha presentado recurso. Por eso la sanción no se ha hecho efectiva y puede seguir ejerciendo. Ademas, ha pedido el traslado a la Escuela de Hostelería de Gijón y se lo han dado.

Además del apoyo de sus compañeros en el IES Laboral de Gijón, ha comentado que cada vez son más los docentes que no están de acuerdo con el sistema de evaluación y enseñanza actual y que “desde que saltó el asunto a la prensa tengo apoyos de España, de Europa, de América Latina, porque hay muchos profes que hacen este tipo de enseñanza, porque lo pone la ley y están de acuerdo con ella y no entendemos por qué se nos ponen obstáculos”.

EN VÍDEO | Escondidos tras una barricada de sillas y pupitres durante un tiroteo: un vídeo retrata la cruda realidad de los colegios en EE.UU

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.