Amenazan con suspender el seguimiento virtual del juicio contra narcotraficante hondureño

Agencia EFE
·2  min de lectura

Nueva York, 15 mar (EFE).- El juez que preside el caso contra el supuesto narcotraficante hondureño Geovanny Fuentes Ramírez, ha amenazado este lunes con suspender la conexión telemática del juicio, después de que varios medios violaran la prohibición de grabar partes del proceso.

En una orden, el juez Kevin Castel insiste en que la posibilidad de conectarse al juicio vía telefónica es una "mera cortesía" ofrecida por el togado y asegura que las autoridades dispondrán de una sala adicional en los juzgados de Manhattan, donde se celebra el proceso desde la semana pasada, para seguir los testimonios, si fuera necesario.

En su disposición, el Castel ordena que no se registre ni se difunda ninguna parte del proceso.

Asimismo, la Fiscalía ha pedido al juez la suspensión de la conexión telefónica al proceso debido a que dos de los testigos que acudirán a la corte testificarán usando pseudónimos por temor a represalias.

"El Gobierno supo que al menos algunas de los procedimientos judiciales celebrados el 11 de marzo de 2021, fueron grabados en audio y publicados en internet en varios sitios de redes sociales y de transmisión de video", aseguró el equipo de fiscales que participa en el caso.

La Fiscalía argumenta que las voces de dichos testigos pueden se reconocidas y su publicación "podría conducir a su identificación y echar abajo el propósito de la decisión del Tribunal de permitir el uso de pseudónimos".

El 11 de marzo, tuvo lugar el testimonio del exlíder del cártel hondureño de Los Cachiros Devis Leonel Rivera Maradiaga, que acusó al presidente hundureño, Juan Orlando Hernández, y al vicepresidente, Ricardo Álvarez Arias, de recibir sobornos a cambio de protección.

Durante su intervención, Rivera, que se encuentra detenido en Estados Unidos, aseguró que durante varios años trabajó con el acusado en el tráfico de cocaína, también implicó a los expresidentes José Manuel Zelaya (2006-2009) y Porfirio Lobo (2010-2014), así como a políticos, policías y militares.

Fuentes Ramírez está acusado de posesión de armas de fuego y de conspiración para importar cocaína a Estados Unidos, cargos de los que se ha declarado no culpable.

Durante la apertura del juicio, la Fiscalía defendió que el país centroamericano es un "narcoestado" y que el acusado es una pieza importante en el supuesto engranaje del sistema.

No es la primera vez que el Gobierno estadounidense señala a Juan Orlando Hernández. Durante el juicio contra el hermano del presidente, Tony Hernández, celebrado a finales de 2019 en Nueva York, varios testigos ya implicaron a Hernández y a otros exaltos mandos del Gobierno en supuestos sobornos a cambio de protección y ayuda a los cárteles de la droga.

(c) Agencia EFE