Suspenden a periodistas franceses por presunto ciberacoso

Por SYLVIE CORBET

PARÍS (AP) — Al menos cinco periodistas franceses han sido suspendidos ante la denuncia de que coordinaban ataques online a través de un grupo privado en Facebook, en medio de una ola de indignación que remece el país.

El diario Liberation y la revista cultural Les Inrockuptibles anunciaron el lunes la suspensión de cuatro de sus periodistas, entre ellos el creador del grupo “Liga de LOL” en el que participaban periodistas, agentes publicitarios y diseñadores de comunicaciones.

Al menos otros tres miembros del grupo fueron suspendidos por sus empleadores y otro renunció.

Liberation anunció la semana pasada que algunos miembros del grupo presuntamente acusaban a otros usuarios con insultos sexistas, homofóbicos y racistas, sobre todo entre 2012 y 2012. La prensa francesa ha bautizado al grupo el “club de muchachos” en alusión a su cultura aparentemente machista.

Varias personas, entre ellas varias periodistas, han acusado públicamente a miembros del grupo de acosarlas a través de la red.

El director de Liberation, Laurent Joffrin, dijo en una columna que las denuncias “vergonzosas” le producían asco. Denunció “acoso, insultos, bromas salaces... toda clase de agresiones digitales”.

Según Liberation, el grupo en Facebook tenía unos 30 miembros, hombres en su abrumadora mayoría.

El periodista Vincent Glad, que fundó el grupo 2009, dijo que “debe disculpas” a todos los que han sufrido acoso. En un texto en su cuenta de Twitter dijo que “he creado un monstruo que escapó a todo control”. Liberation lo suspendió.

Glad dijo que se siente “horrorizado al ver uno de mis tuits de 2013 en el que hice bromas sobre la cultura de la violación. Siento vergüenza”.

David Doucet, jefe de redacción del sitio web de Les Inrockuptibles, confesó en su cuenta de Twitter ser el autor de dos llamadas telefónicas en broma a la videasta científica Florence Porcel.

Porcel dijo que fue la víctima de un fotomontaje pornográfico y de una llamada telefónica en la que los miembros del grupo le hicieron creer que eran conocidos productores de TV que le ofrecían empleo, para luego publicar la llamada grabada online para humillarla.

Otros usuarios de Twitter dijeron que habían recibido reiteradamente tuits y fotomontajes insultantes del grupo con burlas sobre su origen étnico, apariencia física o posiciones políticas y feministas.