Suspenden misas nocturnas en Morelos por inseguridad

CUERNAVACA, Mor., diciembre 4 (EL UNIVERSAL).- El obispo de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, afirmó este miércoles que, por la inseguridad que se vive el estado, pasaron las misas nocturnas para la tarde porque los feligreses tienen miedo a salir de noche.

En un encuentro con la prensa en la catedral de Cuernavaca, Castro Castro acusó que el nivel de inseguridad es grave porque la ciudadanía está paralizada por el miedo que representa la presencia de grupos criminales, al grado que las familias cambiaron su estilo de vida. Refirió que las personas modificaron los horarios de las ceremonias religiosas nocturnas.

"Son situaciones donde vemos que el pueblo tiene temor, está con un miedo que lo paraliza y que no es verdad que las actividades siguen igual; hay mucha gente que conozco que no tienen nada que ver con la delincuencia organizada y se ven afectadas con esta violencia y han cambiado su estilo de vida", expresó.

El jerarca católico detalló que a lo anterior se suman las llamadas de extorsión que reciben con frecuencia las monjas, donde les solicitan depositar cantidades de dinero para, presuntamente, atender algún accidente que tuvo el obispo Ramón Castro y en la mayoría de los casos entregan el recurso, aunque por este tema sólo existe una denuncia en la Fiscalía General del Estado (FGE).

El líder religioso aseguró que tienen documentados cuatro casos de extorsión cometidas contra monjas, cuya nobleza atiende el mensaje de auxilio que esgrimen los delincuentes.

El obispo llamó a los titulares de los tres Poderes del Estado a dejar a un lado sus "pleitos" y trabajar en acciones que ayuden a combatir la inseguridad, porque esta situación "provocó la disminución de feligreses a la celebración religiosa en iglesias de la zona sur y oriente del estado".

"La división que existe impide que el trabajo que realizan pueda ser eficaz y dificulta los resultados que se necesitan y es preocupante porque esta división parece presentar ingobernabilidad", sostuvo y pidió que para el próximo año las autoridades trabajen en unión y dejen a un lado los intereses personales que afectan a terceros.

El obispo confió que para el próximo año, las autoridades puedan organizarse y ser más eficaces en el control de la situación de la violencia; acusó que faltan recursos económicos. "Ojalá dentro de su realidad puedan ofrecer mejores resultados", dijo.

Respecto a la marcha que organizó un grupo de mujeres el domingo pasado para exigir un freno a los feminicidios, Ramón Castro se dijo respetuoso de las manifestaciones y citó la frase de Benito Juárez: "entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz".

Agregó que no hay necesidad de agredir, insultar y hacer cosas que van más allá del respeto humano.

Desde su perspectiva, la iglesia coincidió con estas manifestaciones siempre y cuando sea para exigir justicia y una buena causa, pero no cuando se sobrepasa el respeto y se llega a la violencia.

"Todos tenemos derecho a manifestarnos pero cuando la iglesia se manifiesta por la vida, se nos ataca y se nos hace parecer como retrógradas; entonces dónde está el derecho de todas las personas", sostuvo.