Suspenden clases en colegio para dar apoyo sicológico

TORREÓN, Coah., enero 12 (EL UNIVERSAL).- La Secretaría de Salud de Coahuila activó el protocolo naranja para la atención de los alumnos y personal del Colegio Cervantes. Además, se acordó suspender clases para brindar precisamente apoyo emocional y sicológico.

Roberto Bernal, secretario de Salud, informó que la escuela se abrirá para dar apoyo a los alumnos, padres de familia, maestros y personal en esta contingencia. "[Se regresará a clases] en cuanto veamos que están en capacidad de reanudar, probablemente en uno o dos días. Los siquiatras van a marcar la pauta", reiteró.

Jaime Méndez Vigatá, director del Cervantes campus Bosque, explicó que se implementará una serie de estrategias para abordar las secuelas en la salud de la población del colegio: el domingo se atenderá a personal; lunes, a padres de familia de primaria; martes, a padres de familia de secundaria, y miércoles, a grupos específicos de alumnos.

Añadió que se crearán grupos de trabajo para detectar factores de estrés en quien necesite atención específica, como problemas de estrés postraumático.

Erick Varela Cortés, subsecretario de Atención a Emergencias de la Secretaría de Salud estatal, comentó que las primeras 72 horas son las que más preocupan. Explicó que en las primeras 24 horas del suceso se recomienda que tengan el duelo de manera habitual y una atención primaria para lograr la recuperación lo más pronto posible.

Varela Cortés añadió que se trabajará con grupos para clasificar quiénes necesitan atención inicial urgente, así como en la detección del síndrome de estrés postraumático.

La Secretaría de Salud se puso en contacto con especialistas que apoyen en esta crisis, entre ellos la Universidad de Salamanca, en España, y el siquiatra Gerardo Cantú Garza, coordinador del equipo de intervención en Monterrey.

El doctor Cantú Garza fue parte del grupo que atendió el caso del 18 de enero de 2017 en Monterrey, Nuevo León, en el que un menor también disparó contra su maestra y compañeros, y finalmente se suicidó. Dijo que en ese caso se pudieron prevenir complicaciones y actualmente los niños están bien. "Hay secuelas lógicas, pero en general la sociedad, la escuela, las familias y los niños se encuentran bien", comentó.