Díaz llega a la batalla por el poder en el PSOE escoltada por la vieja guardia

Por Inmaculada Sanz
La presidenta andaluza, Susana Díaz, anunció el domingo su candidatura a dirigir el PSOE, entrando a una disputada carrera en la que contará con la vieja guardia del partido frente a su principal rival, el ex secretario general Pedro Sánchez. En la imagen, Díaz (centro) flanqueada por el ex presidente socialista Felipe González (junto a ella a la izquierda) y el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero (a su lado a la derecha) durante la presentación oficial de su candidatura a las primarias del PSOE en Madrid, el 26 de marzo de 2017. REUTERS/Susana Vera

Por Inmaculada Sanz

MADRID (Reuters) - La presidenta andaluza, Susana Díaz, anunció el domingo su candidatura a dirigir el PSOE, entrando a una disputada carrera en la que contará con la vieja guardia del partido frente a su principal rival, el ex secretario general Pedro Sánchez.

Díaz exhibió músculo en Madrid para confirmar sus aspiraciones, abarrotando dos pabellones con 9.000 militantes, según la organización, y en presencia de la plana mayor socialista, encabezada por los expresidentes del Gobierno Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero.

"Tengo el orgullo, el honor de anunciar mi candidatura a la secretaría general del PSOE", dijo la política sevillana en su intervención en un encuentro bajo el lema "100% PSOE".

"Tengo ganas, pero es un proyecto colectivo, sola no soy capaz de hacerlo, necesito toda la ayuda del partido y os pido la ayuda para que el PSOE vuelva a liderar un proyecto que se haga cargo de España", añadió.

La carrera electoral por el control del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) culminará el próximo mayo en unas primarias en las que Díaz se medirá a Sánchez y al exlehendakari Patxi López, que llevan meses recorriendo España para ganarse apoyos entre los más de 180.000 militantes del partido.

La favorita del "aparato" para hacerse con la secretaría general, cargo que pretende compaginar con la presidencia de la Junta, tendrá su principal adversario en Sánchez, bajo cuyo mandato el PSOE fue incapaz de frenar la caída en las urnas desde el final del mandato de Rodríguez Zapatero en 2011.

"Es un tremendo honor que estén aquí los dos mejores presidentes que ha tenido la historia de España: Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero (..) que han escrito las mejores páginas del socialismo de este país", dijo Díaz.

"AFERRARSE AL PASADO"

Pese a contar con su apoyo y con el respaldo de la principal federación del PSOE -con 45.000 militantes-, la victoria de Díaz no está clara, ya que Sánchez ha captado la atención de las bases con un discurso que vira más a la izquierda.

"El cambio del PSOE vendrá de abajo y no de arriba. El futuro no va a ser liderado por quien se aferra al pasado, por muy orgullosos que estemos de ese pasado", dijo Sánchez en un acto a la misma hora en Valencia.

Una eventual victoria del economista madrileño podría repercutir en la marcha de la legislatura, ya que fuentes políticas dan por seguro que el exlíder socialista pondría más difícil la labor al gobierno en minoría del conservador Mariano Rajoy.

Aupado por Díaz a la secretaría general en 2014, Sánchez fue defenestrado en octubre por una corriente cercana a Díaz, partidaria de permitir un segundo mandato de Rajoy para acabar con diez meses de estancamiento político tras dos elecciones generales.

"Estamos dando la cara, sabiendo de las dificultades del momento, sabiendo lo que han pasado durante estos siete años de crisis los ciudadanos de este país", dijo Díaz, que citó entre los principales problemas de España la pobreza y la desigualdad, los populismos que recorren Europa y los regionalismos.

"Si tengo la confianza mayoritaria del PSOE, el partido socialista seguirá teniendo un proyecto autónomo. Una cosa es pactar y otra es entregarse a otro", añadió.

INFLUYENTE Y PRAGMÁTICA

Sus partidarios destacan el tirón electoral y personal de una mujer de 42 años que lleva desde 1999 vinculada al PSOE, aunque los datos muestran que pese a que su partido fue el más votado en las elecciones regionales de 2015, perdió respaldos a un ritmo similar al de los socialistas en toda España.

De hacerse con la secretaría general, sería la primera mujer al frente del partido que más años ha gobernado España en democracia y que hoy ha visto mermada su presencia en un fragmentado Parlamento ante el avance de fuerzas de izquierda como Podemos.

Al frente de la comunidad autónoma más poblada y con más desempleo, donde los socialistas gobiernan desde 1978, Susana Díaz ha antepuesto hasta ahora su labor en Andalucía a la política nacional.

La gestora que dirigirá el partido hasta el Congreso de junio respalda a Díaz en su intención de compatibilizar la presidencia andaluza y la secretaría socialista.

"Es una mujer con mucha fuerza y muy positiva, donde pone el ojo pone la bala, y estoy aquí porque va a ser la primera mujer presidenta de España", dijo a Reuters Antonia Ordóñez, militante sevillana de 48 años que viajó a Madrid para apoyar a Díaz.

(Editado por Jose Elías Rodríguez)