Surfside no izará la bandera del Orgullo LGBTQ este año. Al alcalde le preocupa que los satanistas sean los próximos

·5  min de lectura
Courtesy to the Miami Herald

Un año después que Surfside izó una bandera del Orgullo LGBTQ por primera vez en su Centro Comunitario, la ciudad no planea desplegar la bandera con los colores del arcoíris para el Mes del Orgullo Gay en junio.

El alcalde de Surfside, Shlomo Danzinger, dijo al Miami Herald que no apoya la exhibición de la bandera este año después que la asesora jurídica municipal, Lillian Arango, le aconsejó que hacerlo pudiera obligar a la ciudad a aceptar las solicitudes de otros grupos para mostrar sus banderas.

Danzinger dijo que apoya el Mes del Orgullo LGBTQ, pero teme que la ciudad pueda arriesgarse a tener que ondear esvásticas o banderas satánicas, o arriesgarse a una demanda.

Mencionó la posibilidad de que “cultos satánicos” u otros grupos presionen para que haya una bandera con “una cruz negra o una esvástica”.

“Te estás abriendo a estos elementos, de los que realmente me gustaría mantenerme alejado”, dijo. “No es que no esté permitido, es todo o nada y no queríamos abrirlo”.

En un correo electrónico del 3 de mayo a Danzinger y otros funcionarios, Arango compartió un enlace a una decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos que decía que la ciudad de Boston no podía rechazar la petición de un grupo cristiano de exhibir su bandera afuera del Ayuntamiento.

“Un caso muy interesante, me recuerda cuando el Ayuntamiento izó la bandera del Orgullo en el Ayuntamiento y abrimos la puerta a tener que permitir otras banderas”, escribió Arango.

Arango no dio más explicaciones y no emitió un dictamen formal. Pero Danzinger dijo que le habían advertido de que la sentencia de la Corte Suprema podría llevar ahora a grupos externos a obligar a la ciudad a exhibir sus banderas.

En un comunicado, el portavoz de Surfside, Frank Trigueros, confirmó que la ciudad no exhibirá la bandera del Orgullo este año. Dijo que la ciudad no tiene una política de banderas por escrito, pero que su práctica habitual es permitir que solo ondeen las banderas de la ciudad o del gobierno, con la excepción del año pasado.

“Dado que se planteó esta cuestión, la Administración llevará este asunto ante la Comisión para reafirmar las prácticas y la política del pasado”, dijo.

El fallo de la Corte Suprema trata del discurso gubernamental frente al privado. La corte dictaminó que la política de Boston, que invitaba a grupos privados a solicitar la exhibición de sus banderas, no era un discurso gubernamental, por lo que la ciudad no podía rechazar una solicitud y elegir otra.

A diferencia de la situación de Boston, Surfside izó la bandera del Orgullo en junio de 2021, después que la entonces vicealcaldesa Tina Paul lo solicitara formalmente como dirigente electa.

La decisión de este año de que Surfside no izará la bandera del Orgullo molestó a algunos vecinos gay, entre ellos Paul, que se preguntó por qué el Condado Miami-Dade y la vecina Miami Beach se sentían cómodos izando las banderas a pesar de la sentencia de la Corte Suprema.

“Esto es una locura”, dijo Paul, que ya no está en la comisión. Danzinger derrotó a Paul en la contienda por la alcaldía en marzo.

Orlando Gonzales, director ejecutivo del grupo activista del colectivo LGBTQ SAVE, dijo que era “decepcionante” ver la oposición de Surfside a izar la bandera del Orgullo.

“Esperamos que nuestras ciudades señalen a sus habitantes que son bienvenidos y respetados”, dijo en un comunicado. “Espero que los dirigentes de Surfside corrijan esta decisión”.

El abogado adjunto municipal de Miami Beach, Rob Rosenwald, dijo al Herald que los gobiernos locales tienen la “autoridad para desplegar banderas que promuevan sus valores, si el gobierno mantiene el control sobre qué banderas izan”.

“En consonancia con nuestros antiguos valores, la ciudad de Miami Beach ondea con orgullo la bandera del Orgullo arcoíris las 24 horas del día y los 365 días del año”, escribió en un correo electrónico.

Danzinger dijo que, aparte de sus preocupaciones legales, le parecía que tener la bandera del Orgullo no era una gran prioridad para los habitantes —excepto para una o dos personas a las que escuchó— y que no quería que la ciudad hiciera gestos simbólicos para causas amplias que no se relacionan con los asuntos de la ciudad.

Preguntó por qué la ciudad no tenía una bandera antiesclavista o una bandera heterosexual.

“¿Por qué no tiene todo el mundo una bandera?”

Danzinger dijo que habría considerado la exhibición de la bandera si se hubiera avisado con antelación y si hubiera habido una protesta de la comunidad.

Gerardo Vildostegui, residente de Surfside y ex profesor de Derecho, dijo que a principios de mayo preguntó a los funcionarios de la ciudad, Danzinger entre ellos, sobre el izado de la bandera. Dijo que la interpretación de Arango de la opinión del tribunal es “completamente inexacta” y cuestionó por qué la ciudad no investigó más a fondo el evento del Orgullo.

Vildostegui, quien es gay, dijo que ver la bandera del Orgullo el año pasado le produjo alegría porque creció en Surfside durante una época en la que no se hablaba públicamente de la homosexualidad.

“Así es como se siente la discriminación”, dijo. “Las propias acciones de la ciudad demuestran la necesidad de esto”.

Vildostegui dijo que aún no se rinde. La próxima reunión de la Comisión de Surfside es el 28 de junio, pero los comisionados tienen autoridad para programar reuniones especiales. El año pasado, la bandera se izó el 16 de junio sin una votación de la Comisión, solo un correo electrónico de Paul al administrador de la Ciudad Andy Hyatt.

“Apenas estamos a mediados de junio”, dijo Vildostegui. “Nada nos impide hacerlo ahora”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.