Las supuestas “2.433 muertes fetales” en EEUU no tienen un vínculo probado con las vacunas

·6  min de lectura

Publicaciones compartidas en redes sociales miles de veces en varios idiomas desde principios de noviembre advierten sobre la vacunación contra el covid-19 a mujeres embarazadas y aseguran que el sistema de notificaciones de reacciones adversas de Estados Unidos contabilizó “2.433 muertes fetales”, más que las registradas en los últimos 30 años por otras vacunas. Pero en realidad estos datos no permiten establecer la causalidad entre los casos de muertes fetales reportados y las vacunaciones. Las autoridades sanitarias continúan recomendando a las embarazadas que se vacunen, ya que ellas son susceptibles de sufrir formas graves de la enfermedad.

“En los últimos 11 meses ha habido más muertes fetales por las inyecciones COVID-19 que en los últimos 30 años a causa de TODAS las vacunas”, se lee en Twitter (1, 2, 3), Facebook (1, 2, 3), Telegram y sitios web (1, 2). “Sin embargo, los CDC [Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos] la FDA [Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos] siguen recomendando las inyecciones durante el embarazo”, agregan.

Captura de pantalla de un tuit realizada el 17 de noviembre de 2021

Publicaciones similares circulan en francés, inglés e italiano.

El texto completo publicado en los sitios web, que afirma que las vacunas contra el covid-19 no son seguras para las embarazadas, fue traducido del inglés. En él se asegura que el Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS), una base de datos de vigilancia a la seguridad de medicamentos y vacunas, ha registrado hasta ahora "2.433 muertes fetales" notificadas tras la vacunación contra el covid-19.

"Hablamos de interrupción precoz del embarazo antes de las 14 semanas de amenorrea [ausencia de menstruación] y de muerte fetal en el útero, también llamada muerte fetal, después", detalló a la AFP Olivier Marpeau, cirujano ginecólogo de Aix-en-Provence, Francia.

La cifra es descripta como anormalmente alta desde el inicio de la campaña de vacunación contra el cólera en Estados Unidos, superior a la registrada en los últimos 30 años tras la aplicación de todo tipo de vacunas.

Los artículos viralizados citan como fuente MedAlerts, sitio web del Centro Nacional de Información sobre Vacunas estadounidense, que se presenta como una herramienta "alternativa" para “buscar en la base de datos del VAERS". Afirma estar basado en "datos gubernamentales sin procesar", pero con una “mejor interfaz de usuario, capacidades de búsqueda más potentes e informes más completos", para ser "la mejor herramienta de búsqueda del VAERS".

Sin embargo, como reportó The Washington Post, el Centro Nacional de Información sobre Vacunas fue fundado en 1982 por Barbara Loe Fisher, quien aseguraba que la salud de su hijo se había visto perjudicada por una vacuna. “En los últimos años, el Centro ha estado a la vanguardia de un movimiento que ha llevado a algunos padres a renunciar o retrasar la inmunización de sus hijos contra enfermedades prevenibles por vacunación, como el sarampión”, señala el medio estadounidense.

AFP Factual comparó los “eventos adversos” que aparecen en MedAlerts vinculados a los distintos tipos de muertes fetales registradas, pero en el sitio oficial de VAERS. Al 9 de noviembre, en este sitio se incluían 1.193 informes de muertes fetales tras la vacunación contra el covid-19 y no 2.433 como indican las publicaciones virales. Esta discrepancia fue señalada también por el medio de comunicación estadounidense Lead Stories.

Información "incompleta, inexacta, incidental o no verificada”

Aunque desde que se introdujeron las vacunas contra el covid-19 se han producido más reportes de efectos adversos que en décadas anteriores, esto no significa que la vacunación sea peligrosa para las mujeres embarazadas o que suponga un riesgo de muerte para el feto.

Antes de acceder a los datos del VAERS, todos los usuarios deben confirmar haber leído y comprendido el aviso legal del sistema. En la guía de interpretación de datos se indica que VAERS recolecta reportes de "eventos y reacciones producidos después de la vacunación", pero no necesariamente a causa de ella. Por esta razón, "los informes del VAERS no pueden utilizarse por sí solos para determinar si una vacuna causó o contribuyó a un acontecimiento adverso o a una enfermedad", advierte el sitio.

Los CDC, la principal agencia federal estadounidense para la protección de la salud pública, detallan una serie de "consideraciones y limitaciones clave" que deben tenerse en cuenta al analizar los datos del VAERS.

La agencia afirma que "se anima a los proveedores de atención sanitaria a que informen al VAERS de cualquier problema de salud clínicamente significativo que se produzca después de la vacunación, tanto si creen que la vacuna fue la causa como si no". Es decir, una mujer estadounidense vacunada contra el covid que pierde a su bebé puede presentar una denuncia, aunque crea que la vacunación no tuvo nada que ver con la causa de la muerte.

“Los informes pueden incluir información incompleta, inexacta, coincidente y no verificada”. “La mayoría de los informes enviados al VAERS son voluntarios, lo que significa que están sujetos a sesgos", advierten los CDC, ya que cualquier estadounidense puede enviar un informe de acontecimientos adversos relacionados con las vacunas.

“El número de reportes por sí solo no puede interpretarse ni utilizarse para llegar a conclusiones sobre la existencia, la gravedad, la frecuencia o las tasas de problemas asociados a las vacunas”, alertan los CDC.

El funcionamiento de este sistema de notificaciones es similar en otros países del mundo, como verificó AFP Factual.

Es decir, los 1.193 informes enviados al VAERS no implican que 1.193 mujeres estadounidenses hayan perdido a sus bebés a causa de la vacuna contra el covid-19, ni que estas puedan suponer un riesgo para el feto.

Vacunación en embarazadas

Los CDC aconsejan que las embarazadas, que corren riesgo de desarrollar una forma grave de la enfermedad, se vacunen. "Se recomienda la vacunación contra el covid-19 a las personas que estén embarazadas, en periodo de lactancia, que estén intentando quedarse embarazadas o que puedan quedarse embarazadas en el futuro", dicen en su sitio web.

Si bien por mucho tiempo no hubo datos sobre la vacunación contra el covid-19 en ellas, que fueron excluidas de los ensayos clínicos que permitieron la comercialización de las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna, desde entonces se han realizado varios estudios y "cada vez hay más pruebas de la seguridad y eficacia de la vacunación contra el covid-19 durante el embarazo", señalan los CDC.

Una mujer embarazada muestra su tarjeta de vacunación después de recibir una dosis de la vacuna de Pfizer en Ticuantepe, Nicaragua, el 13 de octubre de 2021 ( AFP / Oswaldo Rivas)

Un estudio realizado en Israel, que se publicó en el Journal of the American Medical Association (JAMA) el 12 de julio de 2021, se centró en 15.060 mujeres embarazadas, la mitad de las cuales fueron vacunadas durante la gestación con la vacuna de Pfizer-BioNTech. Los resultados muestran un menor riesgo de infección por el SARS-CoV-2 en las vacunadas, sin que se hayan observado efectos secundarios graves de la vacuna en el estudio.

En un estudio estadounidense publicado el 21 de abril en el New England Journal of Medicine (NEJM), se analizaron los datos de los CDC sobre 35.000 mujeres embarazadas vacunadas con las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna. "Los resultados preliminares no muestran señales manifiestas de alerta entre las personas embarazadas que recibieron vacunas de ARN mensajero", concluyen los autores de la publicación.

Otro estudio sobre mujeres embarazadas en Noruega, revisado por expertos y publicado el 20 de octubre de 2021 en la revista New England Journal of Medicine, reveló que 13.956 mujeres pudieron llevar sus embarazos a término, en comparación con 4.521 mujeres que abortaron. Sin embargo, ambos grupos (aborto y no aborto) contenían una proporción idéntica de mujeres vacunadas contra el covid-19. "Estos resultados son tranquilizadores para las mujeres que fueron vacunadas al principio de su embarazo y se suman al creciente conjunto de pruebas que demuestran la seguridad de las vacunas covid-19 durante el embarazo", concluyó el doctor Deshayne Fel, autor del estudio.

Riesgos en el embarazo

"Estos datos sugieren que los beneficios de la vacunación superan los riesgos conocidos o potenciales de la vacunación durante el embarazo", concluyen los CDC.

Por su parte, Océane Sorel, especialista en virología e inmunología y miembro del "Equipo Halo" de Naciones Unidas, que reúne a científicos comprometidos con la lucha contra la desinformación en las redes sociales, señala en su cuenta de Instagram que "los estudios han demostrado que las mujeres embarazadas tienen más riesgo de desarrollar una forma grave de covid y de ser hospitalizadas que las mujeres no embarazadas de la misma edad".

“Además, los estudios muestran que las mujeres embarazadas que contraen covid tienen más probabilidades de desarrollar complicaciones obstétricas durante el embarazo, asociadas a un riesgo de preeclampsia, mortalidad materna y parto prematuro", advierte.

En Argentina, el Ministerio de Salud avala la vacunación de las personas gestantes y, de momento, no se han notificado casos de abortos espontáneos post vacuna de acuerdo con los Informes de seguridad en vacunas de la entidad.

Desde junio pasado, según lo anunciado por las autoridades nacionales, las embarazadas empezaron a ser consideradas como grupo prioritario para ser vacunadas contra el covid-19.

Un informe publicado en agosto pasado por las autoridades sanitarias de la provincia de Buenos Aires señala que “las personas gestantes se vieron visiblemente afectadas por el covid-19, constituyendo en la Provincia de Buenos Aires la primera causa de muerte materna para el año en curso”.

“La vacunación de personas gestantes está recomendada a nivel mundial, como medida de prevención primaria efectiva para la reducción de cuadros severos, hospitalizaciones y muerte por covid-19. La evidencia existente hasta el momento muestra un perfil de seguridad que permite recomendar la aplicación del esquema completo de cualquiera de las vacunas disponibles en el país durante el embarazo y puerperio, a cualquier edad gestacional”, añade el documento.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.