"Suprimir prisión preventiva no es la solución para la inseguridad"

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 5 (EL UNIVERSAL).- Suprimir la prisión preventiva oficiosa significaría dejar a la sociedad a merced de las bandas del crimen organizado, consideró la ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Yasmín Esquivel Mossa, tras pronunciarse en contra del proyecto del ministro Luis María Aguilar.

Ante el pleno, Esquivel Mossa se pronunció a favor de que permanezca en la Constitución la prisión preventiva oficiosa, puesto que a la SCJN no le corresponde derogarla del ordenamiento jurídico, pues el poder reformador lo tiene el constituyente.

Indicó que lo más prudente sería que el constituyente permanente, conforme lo previó en 2019, revise el listado de los delitos en los que debe aplicarse esta medida cautelar.

"La prisión preventiva oficiosa no es una medida deseable para el Estado mexicano (…) sin embargo, suprimirla significaría una decisión que generaría mayores costos sociales porque implicaría dejar a la sociedad a merced de las bandas dedicadas al crimen organizado", indicó.

Esquivel Mossa afirmó que la prisión preventiva oficiosa, más que una condena anticipada, es una medida instrumental para asegurar el cumplimiento de los fines legítimos del proceso penal.

"Me parece que eliminar la prisión preventiva oficiosa tampoco es la solución a los problemas de inseguridad del país; en su lugar, considero que lo más prudente sería que el constituyente permanente, conforme lo previó en 2019, revise el listado de los delitos en los que aplicar esta medida cautelar", indicó.