El Supremo nipón exime al Gobierno de responsabilidad por el accidente de Fukushima

·2  min de lectura

Tokio, 17 jun (EFE).- El Tribunal Supremo de Japón ratificó hoy una sentencia que exime al Gobierno de cualquier responsabilidad legal por la catástrofe nuclear de Fukushima, en un fallo que podrá sentar precedente en demandas todavía en curso contra el Estado.

El máximo tribunal japonés desestimó la reclamación de unas 3.700 personas a través de cuatro demandas interpuestas en las prefecturas de Fukushima, Gunma, Chiba y Ehime, por haber tenido que abandonar sus hogares y ver sus vidas gravemente afectadas por el desastre de 2011.

El presidente de la sala, el juez Hiroyuki Kanno, dijo sobre la sentencia exculpatoria: "El tsunami real fue mayor de lo esperado y aunque el Estado hubiera ordenado a Tepco (la empresa operadora) que tomara medidas adicionales, es muy probable que el accidente no hubiera podido evitarse", según recogió la cadena pública NHK.

La resolución de hoy es la primera del alto tribunal y respalda el fallo que el Tribunal Superior de Tokio dictaminó en 2021.

Es, además, la segunda a favor del Estado, tras una treintena de sentencias de instancias inferiores que señalaban al Gobierno como responsable, y se espera que siente precedente en la resolución de demandas similares presentadas en otras zonas de Japón.

Las sentencias que hallaron responsabilidad para el Estado apuntaban a que tanto el Gobierno como Tepco manejaban un informe elaborado años antes de la catástrofe que alertaba de los riesgos derivados de un terremoto de alta intensidad y de un tsunami de cerca de 16 metros de altura, y proponían posibles contramedidas.

El fallo de hoy deja a la propietaria de la accidentada central nuclear de Fukushima Daiichi, Tepco, como única responsable del pago de algo más de 1.400 millones de yenes (9,3 millones de euros) en indemnizaciones por daños y perjuicios por las cuatro demandas.

Japón sigue pendiente de resolución definitiva decenas de causas judiciales iniciadas por colectivos de damnificados por el desastre nuclear, quienes argumentan que la catástrofe se pudo haber evitado con medidas preventivas y reclaman compensaciones por la destrucción de sus hogares y el prolongado impacto causado en sus vidas.

El terremoto y el tsunami desencadenaron fusiones parciales en tres de los cuatro núcleos de los reactores de la planta, lo que terminó esparciendo contaminación radiactiva en un amplia área en torno a la planta y obligó a evacuar a más de 100.000 personas.

Más de 38.000 personas continuaban en febrero de este año sin poder regresar a sus hogares, más de 26.000 de las cuales eran residentes en la prefectura de Fukushima. Del total, más de 15.500 seguían residiendo en alojamientos temporales.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.