El Gobierno de Brasil remite al Supremo un video que pudiera incriminar a Bolsonaro

Agencia EFE

Sao Paulo, 8 may (EFE).- El Gobierno de Brasil entregó este viernes a la Corte Suprema un video clave para una investigación que intenta averiguar si el presidente Jair Bolsonaro cometió delitos de abuso de poder, según insinuó el exministro de Justicia Sergio Moro.

Los abogados del Estado remitieron el material al Supremo Tribunal Federal (STF) después de que el magistrado Celso de Mello, decano de la Corte y que supervisa la investigación llevada a cabo por la Fiscalía, determinó que la grabación debería ser entregada integralmente hasta la mañana de este sábado.

El video corresponde a una reunión que Bolsonaro celebró con sus ministros el pasado 22 de abril, días antes de la renuncia de Moro, y, según declaró el exjuez de la operación anticorrupción Lava Jato, en ese encuentro el mandatario explicitó su intención de interferir en la Policía Federal, organismo autónomo de la Justicia.

Moro renunció tres días después y, en un explosivo pronunciamiento, sugirió que Bolsonaro pretendía "interferir" en la Policía Federal y podría haber incurrido en otros delitos, como abuso de poder, lo que obligó a la Fiscalía General a iniciar una investigación, bajo la tutela del Supremo.

Ante la determinación de De Mello de que el vídeo debería ser entregado a la máxima Corte, la Presidencia brasileña llegó a afirmar que solamente podría presentar algunos trechos, al alegar que fueron tratados asuntos "potencialmente sensibles y reservados" en esa reunión ministerial.

Sin embargo, según los abogados del Estado, el material fue remitido este viernes de forma integral y sin ediciones.

Tras recibir el video, el magistrado determinó el sigilo temporal de su material hasta que el fiscal general de la República, Augusto Aras, se manifieste sobre el caso.

La investigación ha abierto una crisis en el Gobierno Bolsonaro, en el poder desde 1 de enero de 2019, ya que, si se hallaran indicios suficientes para una acusación formal contra el mandatario, éste podría ser suspendido del cargo durante los 180 días que duraría el juicio.

Se produce además en un momento en que Bolsonaro mantiene un duro enfrentamiento con el Parlamento y la Corte Suprema debido a su censura abierta a las cuarentenas para contener al coronavirus, que ya deja casi 10.000 muertos en Brasil.

Asimismo, en las últimas semanas Bolsonaro ha desafiado las medidas de aislamiento y participado en actos realizados por sus seguidores, en los que los manifestantes piden, entre otras cosas, el cierre del Congreso y del Supremo.

(c) Agencia EFE