Un superciclón se acerca a India y Bangladesh y comenzaron las evacuaciones masivas

LA NACION

NUEVA DELHI.- India y Bangladesh se están preparando para la llegada del ciclón Amphan y ya debieron evacuar a millones de personas. Pero el operativo de resguardo frente al fenómeno meteorológico se encuentra atravesado bajo la estricta restricción de mantener el distanciamiento social por la pandemia del nuevo coronavirus.

Este sería el segundo superciclón jamás registrado en la Bahía de Bengala, señaló Mrutyunjay Mohapatra, meteorólogo jefe de India. El primero en alcanzar esa clasificación fue el devastador ciclón de 1999 en el estado de Odisha que dejó casi 10.000 muertos. "Esta clase de ciclón puede ser desastroso (...) No es seguro en absoluto", consideró Mohapatra.

Se esperaba que Amphan tocara tierra el miércoles por la mañana y los meteorólogos advirtieron de extensos daños por vendavales, oleaje e inundaciones en ciudades populosas como Calcuta. Pero el ciclón, que tenía vientos de 220-230 kilómetros por hora y se esperaba que perdiera fuerza antes de tocar tierra, se acercó al estado indio de Bengala Occidental y Bangladesh.

Los vientos de Amphan se extendían 700 kilómetros desde su centro conforme se acercaba a tierra. Se esperaba que pasara entre el destino turístico de Digha, en el estado indio de Bengala Occidental, y la isla de Hatiya, en Bangladesh. Sin embargo, se hallaba aún a varios centenares de kilómetros, sobre la Bahía de Bengala, según la última información disponible, y se cree que tocará tierra el miércoles por la tarde.

Por eso, millones de personas fueron evacuadas en un operativo atravesado por las estrictas medidas para combatir la pandemia del coronavirus, ya que ambos países se encuentran bajo confinamiento para impedir la propagación del virus, en un contexto de persistentes contaminaciones.

Las autoridades de Bangladés planean evacuar a 2,2 millones de habitantes, ya que temen que el ciclón Amphan sea más devastador que Sidr en 2007, cuando murieron 3500 personas, muchas de ellas por la subida de las aguas en territorios poco elevados sobre el nivel del mar.

Un responsable del ministerio de Desastres, Enamur Rahman, aseguró que el número de refugios se duplicó para poder así respetarse las medidas de distanciamiento social y que todos puedan portar mascarillas. "Estamos preparando cuartos separados y aislados en los refugios para los pacientes que pudieran estar contaminados", explicó.

Agencia AFP y AP