Superó las carencias y ahora es científico de la NASA

María Cabadas

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 6 (EL UNIVERSAL).- De niño y adolescente, Guillermo Chin Canché, un científico de 26 años originario de la comunidad maya de Bethania, en Campeche, se vio tentado a abandonar sus estudios al ver las dificultades económicas que enfrentaban sus padres. Pero hoy está a un paso de participar en el proyecto Dragonfly de la NASA.

"Muchas veces yo quise dejar todo para dedicarme a trabajar porque eramos humildes y siempre nos faltaba el dinero", dice el joven, quien actualmente radica en Ensenada, Baja California, donde estudia un doctorado en Oceanografía Física en el Centro de Investigación Científica y de Estudios Superiores.

Egresado de la carrera de Ingeniería en Mecatrónica por la Universidad Autónoma de Campeche, Guillermo, quien cuenta con una maestría en Ciencias del Espacio, comenta que desde pequeño mostró inquietud para convertirse en científico.

"Desde muy pequeño siempre tuve el interés de ser científico. Cuando era niño iba mucho al monte con mi papá, a quien siempre le preguntaba por todo lo que me llamaba la atención. Él siempre me incentivó y me decía: ‘Si yo no me sé la respuesta, tú puedes estudiar y responderme tú a mí por qué sucede eso’".

El joven platica que sus padres siempre se esforzaron mucho para apoyarlo en su educación y en la de sus hermanos Marly Yesenia e Isaí Filiberto, lo que lo inspira a seguir esforzándose.

"Desde pequeño me esforcé mucho porque sabía que mis papás trabajaban duro para que estudiáramos. Actualmente mis padres venden masa y pozol. Pero ellos se han dedicado a todo: han vendido pan, han sido agricultores, se han dedicado a la construcción; mi mamá incluso lavó ajeno", cuenta.

Pero así como se esforzaba en la escuela, de niño le gustaba volar papalotes y jugar al trompo; considera que tuvo una infancia feliz. El joven explica a EL UNIVERSAL que su trabajo en la NASA será estudiar la atmósfera de Titán, satélite de Saturno, que es similar a la de la Tierra, "para predecir fenómenos meteorológicos en el planeta y determinar cómo afecta la generación de moléculas orgánicas (...) para que pueda volar el Dragonfly".