Tras sumar presión sobre Alberto Fernández, Juan Grabois se entusiasma con un referente de La Cámpora para 2023

·4  min de lectura
Juan Grabois, dirigente social del MTE y CTEP
Ignacio Sanchez

A Juan Grabois, que siempre fue el alumno más desobediente del Frente de Todos, el estado de eclosión política al que llegó el Gobierno le dio vía libre, no solo para redoblar sus reclamos internos, sino también para comenzar a perfilar sus alianzas políticas con la mira en 2023.

Ayer, los diputados del Frente Patria Grande -que le responden- presentaron, con formato de proyecto de ley, la iniciativa del Salario Básico Universal (SBU), que implicaría una nueva contraprestación para desocupados y trabajadores de bajos ingresos. Grabois viene machacando con esa idea desde el día uno, pero sus gestiones ante Alberto Fernández y Martín Guzmán no tuvieron éxito, y activó la vía parlamentaria.

Juntos por el Cambio expuso sus tensiones en una cumbre liberal: el enojo de Carrió, los gestos de Macri y el duelo Larreta vs. Bullrich

“Lo hablé con Cristina y con Alberto. Con Alberto me llevo bien y con Cristina tengo una relación más profunda. Pero mi principal lealtad es con el pueblo pobre”, dijo Grabois, líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), a LA NACION.

Cerca de Grabois -como ya es de sentido común en todas las terminales oficialistas- interpretan que es inviable que haya un candidato de unidad en 2023 como presentó el PJ en 2019. Menos aún tienen expectativas puestas en una reelección Alberto Fernández, que desde España volvió a pedir una PASO para las próximas elecciones. La decepción que tienen en el MTE con la performance del jefe de Estado es evidente. Así, y frente al menú de nombres “presidenciables” que ofrece el peronismo, cerca de Grabois comenzaron a ver en el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, una alternativa afín a sus intereses .

“Tiene que haber un candidato que exprese a nuestro sector y vemos en Wado a una figura interesante, con potencial, que viene creciendo”, dijo una alta fuente del Frente Patria Grande a este medio. De Pedro y Grabois se conocen desde hace más de veinte años, porque ambos estuvieron detenidos en comisarías porteñas durante las protestas de diciembre de 2001.

El ministro del Interior, como un gesto de cortesía, invitó al líder del MTE a que lo acompañe próximamente a una gira al interior del país, en el marco de su Plan de Desarrollo Federal. Cerca de Grabois se entusiasmaron con la idea y ya buscan plegarse al ministro con un acto en alguna provincia. Los pormenores los coordinan con el subsecretario de Relaciones Municipales, Pablo “Tato” Giles.

En el Ministerio del Interior se volvieron a concentrar en los vuelos de cabotaje luego de las dos giras al exterior (a España e Italia, luego a Israel) que encaró De Pedro. Tras subir su perfil internacional, el funcionario vuelve a concentrarse en sus funciones domésticas, las que eligió Cristina cuando se conformó el gabinete, como ella misma ventiló días atrás en Chaco.

Defensores y detractores

En el Gobierno muchos vieron a la presentación del proyecto de ley del SBU -impulsado por los diputados del Frente Patria Grande, Itai Hagman, Federico Fagioli y Natalia Zaracho- como parte de una trilogía para sumarle presión al Presidente. Es que llegó apenas días después del proyecto de jubilaciones que presentó el bloque kirchnerista en el Senado y de la iniciativa para adelantar la discusión del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) que Máximo Kirchner impulsó en Diputados (y que finalmente activó ayer el Poder Ejecutivo).

En el sector de Grabois explican que su iniciativa estaba prevista desde antes y que no hubo tal coordinación. Pero el proyecto del SBU fue celebrado por el secretario general de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque, en Twitter (habló de “una iniciativa en la dirección correcta” ). Y a la presentación del proyecto asistió Juliana Di Tullio, la titular del bloque Unidad Ciudadana en el Senado, que responde sin escalas a Cristina Kirchner.

Nada es lineal. Tal es el nivel de dispersión que hay en el Frente de Todos para cada tema, que el proyecto del SBU no cosecha el apoyo del todo el kirchnerismo. En el Frente Patria Grande entienden que a Máximo Kirchner no le convence una iniciativa de ingresos universales, que podría entrar en colisión con una expectativa de pleno empleo. De hecho, el proyecto de ley no lleva la firma de diputados camporistas.

Cecilia Goyeneche: “La Corte me dio un respaldo por lo rápido que sacó mi sentencia”

“El Gobierno tomó una buena medida con el último bono que anunció, pero nosotros creemos que hay que tomar medidas más permanentes y más rápido”, dijo Grabois. Y agregó: “Hay cosas en las que estaremos todos juntos y otras en las que no. Pero el del SBU es un proyecto en el que están de acuerdo muchos actores del Frente de Todos… y Guzmán dijo que conceptualmente está de acuerdo”, manifestó Grabois. Cerca suyo admiten que, por más buenas intenciones que les haya manifestado en el pasado, el ministro de Economía no está dispuesto a hacer un desembolso de ese tipo, de alto costo fiscal.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.