Suman 643 casos de viruela del mono en el mundo; 190 de ellos están en Reino Unido

·2  min de lectura

El último informe de la OMS (Organización Mundial de la Salud) detalló que, hasta el momento, suman 643 casos de viruela del mono en países no endémicos. Esta cifra representa cinco veces más que los reportados hace una semana.

Los países que concentran la mayor cantidad de contagios son Reino Unido, con 190; España, con 142; Portugal, 119; Alemania, 44; Canadá, 26; EE.UU., 18; Francia, 17; Italia, 14; y Bélgica, 10.

Los expertos médicos se reunieron hace unas semanas y destacaron que, pese a lo inusual de los contagios, todavía es “controlable”. El encuentro habría juntado a más de 2.000 profesionales de la salud ligados a la OMS.

Una de las prioridades del grupo de trabajo es combatir la enfermedad en sus focos endémicos ubicados en África central y occidental, donde han fallecido 66 personas a consecuencia de esta afección en lo que va del 2022.

¿Qué es la viruela del mono?

De acuerdo con la OPS (Organización Panamericana de la Salud), la viruela es una ‘zoonosis’, es decir, esta afección se transmite de animales a seres humanos, generalmente en zonas boscosas de África central y occidental; además, las relaciones sexuales podrían tener un rol importante en el contagio.

Hasta el momento, se tiene conocimiento que el virus pertenece a la familia de la viruela, que se definen como los ‘ortopoxvirus’, según los expertos. Una de las primeras manifestaciones de esta afección son las erupciones pustulosas –grano repletos de pus– y puede tener variaciones leves e, inclusive, más graves. La OPS asegura que también podría causar la muerte.

En África, una de las zonas que han sido más afectadas por este virus, la tasa de letalidad –sobre todo en niños– es de entre 4 y 22 por ciento.

Los académicos han descrito que, entre los síntomas iniciales de la viruela del mono, se encuentran la fiebre, dolores de cabeza, hinchazón, dolor de espalda, dolor muscular e, inclusive, fatiga o fatiga crónica. Inicialmente, las erupciones pustulosas pueden desarrollarse en la cara y después extenderse a todo el cuerpo, normalmente en las extremidades.

Las erupciones pueden causar mucha picazón y, al igual que la varicela, estas adquieren la forma de una costra y, finalmente, se desprenden del cuerpo. En ocasiones, estas pueden dejar cicatrices; y en los casos leves, la infección puede desaparecer entre dos y cuatro semanas después del primer brote.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.