Islandia abre fronteras a turistas europeos pero exigirá test o cuarentena

Agencia EFE

Copenhague, 15 jun (EFE).- Islandia abrió este lunes sin restricciones sus fronteras a todos los ciudadanos del espacio Schengen y de Reino Unido después de tres meses cerradas por la pandemia del coronavirus, pero exigirá a los viajeros realizar un test de COVID-19, gratuito hasta julio, o pasar una cuarentena de dos semanas.

Los viajeros deberán cubrir con antelación un formulario con información de contacto y una declaración sobre su estado de salud antes de llegar a alguno de los aeropuertos internacionales o puertos islandeses.

Si deciden someterse a un test, deberán descargarse una aplicación en el teléfono móvil y se les informará del resultado antes de 24 horas: si es positivo, tendrán que someterse a un análisis de sangre para confirmar si tienen COVID-19, y en caso de que sea así, deberán aislarse dos semanas, con posibilidad de que las autoridades les proporcionen un alojamiento, si fuese necesario.

El test será gratuito hasta el 1 de julio, cuando la apertura de fronteras incluya también a viajeros de otros países: a partir de entonces, costará 15.000 coronas islandesas (unos 98 euros), salvo para niños de hasta 14 años, que no tendrán que pagar nada.

Las autoridades islandesas calculan que pueden realizar ya unas 2.000 pruebas diarias, que correrán a cargo del Hospital Nacional (Landspítali) y de la empresa deCODE (líder mundial en análisis de genoma humano).

Aunque la medida se evaluará cada dos semanas, el plan de las autoridades es mantener las pruebas a viajeros hasta finales de año, según anunció hace unos días la primera ministra, Katrín Jakobsdóttir.

La asociación que agrupa a las principales empresas del sector (uno de los motores de la economía islandesa) ha criticado la medida por considerar excesivo el coste y porque que cree que ejercerá de efecto disuasorio para los turistas.

El Gobierno considera, sin embargo, que es razonable que sean los propios viajeros quienes asuman el coste y asegura que no ha considerado retirar la tarifa.

Gracias a una estrategia masiva de test y de rastreo de contactos, aparte de su situación geográfica y demográfica (una isla de unos 360.000 habitantes en el Atlántico Norte), Islandia es uno de los países europeos que mejor ha controlado la pandemia.

Islandia solo ha registrado diez muertes por COVID-19, la última a mediados de abril, hace un mes que no tiene pacientes ingresados por esa enfermedad y apenas ha contabilizado nuevos positivos en las últimas semanas.

(c) Agencia EFE