Sugestivo silencio de gremios estatales tras la decisión de hacer trabajo remoto para ahorrar energía

·3  min de lectura
Alberto Fernández recibió a fin de año en Olivos a los sindicalistas estatales Hugo Godoy y Andrés Rodríguez; también estuvieron Manzur y Moroni
Alberto Fernández recibió a fin de año en Olivos a los sindicalistas estatales Hugo Godoy y Andrés Rodríguez; también estuvieron Manzur y Moroni

Acostumbrados a estar en veredas enfrentadas por pulseada de encuadramiento de los trabajadores, los gremios estatales de ATE y UPCN coincidieron esta vez en su postura. Eligieron el silencio sobre la sorpresiva medida del presidente Alberto Fernández que estableció el teletrabajo por dos días para “ahorrar energía”.

La gran mentira que se esconde detrás de la negociación con el Fondo Monetario

En el país hay unos 3.000.000 de empleados públicos. Del Estado nacional dependen unos 700.000, aproximadamente, que se reparten entre ATE y UPCN. Desde ninguno de los dos sindicatos quisieron opinar ante las consultas de LA NACION y advirtieron que no habrá comunicaciones oficiales al respecto. El silencio tal vez tenga una explicación: el Estado, en su rol de empleador, se reuniría cara a cara con los gremios la semana que viene para revisar el acuerdo salarial de 2021, que quedó por debajo de la inflación. Hasta el momento, recibieron una suba de 40% más un 5% adicional, siendo que la inflación anual quedaría al filo del 50%. La paritaria estatal contempla una revisión en enero. Del encuentro participarán la secretaria de Empleo y Gestión Pública, Ana Castellani, y los sindicalistas Hugo Godoy (ATE) y Andrés Rodríguez (UPCN). Ambos actualmente están de vacaciones.

A la decisión oficial de establecer el teletrabajo para la administración pública nacional se le plegó la Cámara de Diputados, que dispuso una medida similar. “Los días 13 y 14 de enero de 2022, a partir de las 12, las y los agentes de esta Cámara de Diputados deberán realizar la prestación de servicios mediante la modalidad de trabajo a distancia, en caso de que ello resulte posible y se abstendrán de permanecer o concurrir a sus lugares habituales de trabajo”, expresa la resolución de la cámara baja, que lleva la firma del subdirector de Legal y Técnica, Mario Alberto Álvarez. En los fundamentos, la medida hace referencia a que “la reactivación económica sostenida experimentada en diversos sectores de la economía nacional durante el transcurso del año 2021 y hasta la actualidad ha redundado en un incremento considerable de la demanda energética”.

Los gremios estatales y legislativos reconocieron durante los meses más álgidos de la pandemia dificultades con el teletrabajo. Hubo reclamos por la conectividad como por la falta de recursos. Hoy, en cambio, mantuvieron el silencio. El año pasado en ATE aseguraron a LA NACION que entre un 60% y un 70% de los empleados públicos estaba en condiciones de trabajar de manera activa desde sus domicilios durante el aislamiento obligatorio. En UPCN manejaban cifras similares.

La vocera de la Presidencia, Gabriela Cerruti, en su conferencia semanal habló hoy sobre las medidas del Gobierno “para disminuir el consumo eléctrico” en medio de la ola de calor y de lo que llamó “una gran reactivación de la industria”, ambas causantes de picos que originan cortes de luz. A la hora de explicar lo decretado para los estatales, habló de “asueto” y no de trabajo a distancia, como se había anunciado en el Boletín Oficial para trabajadores de la administración nacional. Su equivocación desató una confusión al respecto.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.