Suecia prohibiría venta nocturna de alcohol por COVID-19

·1  min de lectura
El primer ministro sueco Stefan Lofven ofrece una conferencia de prensa el miércoles 11 de noviembre de 2020 sobre las nuevas restricciones para frenar la propagación del coronavirus, en Estocolmo. (Henrik Montgomery / TT vía AP)
El primer ministro sueco Stefan Lofven ofrece una conferencia de prensa el miércoles 11 de noviembre de 2020 sobre las nuevas restricciones para frenar la propagación del coronavirus, en Estocolmo. (Henrik Montgomery / TT vía AP)

ESTOCOLMO (AP) — El gobierno de Suecia presentará una iniciativa de ley que prohibiría la venta de alcohol en todo el país después de las 10 de la noche en bares, restaurantes y centros nocturnos a partir del 20 de noviembre, en un intento por frenar la propagación del COVID-19, informó el primer ministro Stefan Lofven el miércoles.

“Enfrentamos una situación (del COVID-19) que amenaza con volverse completamente oscura", señaló el premier, y añadió que Suecia “actualmente está en riesgo de pasar por una situación como la que tuvimos en primavera”.

Suecia ha registrado una cifra récord de nuevas infecciones de coronavirus en las últimas semanas, lo que está sobrecargando los sistemas de salud y pabellones de cuidados intensivos de todo el país.

“Todos los indicadores apuntan a la dirección equivocada”, dijo Lofven en una conferencia de prensa conjunta con la ministra de Salud y Asuntos Sociales, Lena Hallengren.

Todos los establecimientos con permiso para la venta de alcohol deberán cerrar 30 minutos después de las 10 de la noche, dijo Hallengren, y describió esos lugares — en especial los bares y los centros nocturnos — como “ambientes de riesgo”.

Horas antes el miércoles, la capital sueca reimplementó una prohibición a las visitas a asilos de ancianos después de que se registraran repuntes de infecciones en centros de retiro en Estocolmo.

Suecia, que ha optado por mantener abiertas algunas partes de su economía, levantó en septiembre una restricción nacional a las visitas a asilos de ancianos, señalando que ya había menos necesidad de emitir una orden de restricción para el ingreso a dichos lugares.

En total, el país de 10 millones de habitantes ha reportado 166.707 infecciones y 6.082 decesos desde que comenzó la pandemia.