Suecia enseña a sus ciudadanos cómo afrontar “una crisis o la guerra”

Con el envío masivo de unos folletos informativos a más de 4,8 millones de hogares previsto el próximo lunes, el gobierno sueco quiere preparar a sus ciudadanos de cara a una posible situación de crisis o guerra. En el documento, que ya puede consultarse online y que cuenta con una versión en inglés, se incluyen consejos sobre cómo proceder en casos de ataque, cómo hacer frente a las noticias falsas, cómo aprovisionarse correctamente y cómo aprender a identificar las diversas señales de alarma. Las autoridades del país aseguran que no hay razones específicas para la emisión de este documento, pero que siempre viene bien saber qué hacer en estos casos.

Suecia prepara a sus ciudadanos para una crisis o una guerra con el envío masivo de este folleto cargado de instrucciones sobre cómo afrontarlas. (Foto: Portada del folleto colgada por la Swedish Civil Contingencies Agency)

Este método de comunicación entre el Gobierno y los ciudadanos para prepararles ante un posible conflicto o situación adversa no es nuevo en Suecia. La primera vez que tuvo lugar, como recuerdan en The Guardian, fue en 1943 durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la última vez que los suecos se encontraron un folleto de este tipo en sus buzones fue hace décadas, en 1961 y en plena Guerra Fría. Desde entonces, funcionarios y empleados públicos habían recibido actualizaciones hasta que a comienzos de los noventa dejó de hacerse.

Bajo el título ‘Si una crisis o la guerra llegan’, el documento que se distribuirá en los próximos días en los hogares suecos consta de 20 páginas a lo largo de las cuales se explica qué se considera un ataque, una crisis y cuáles pueden ser las razones de los mismos y cuáles son las señales para identificarlos.

Así, por ejemplo, se menciona que las crisis pueden ser provocadas por el cambio climático, por problemas en otros países o ataques informáticos que se podrían traducir en desabastecimiento tanto energético como de alimentos y en la alteración de la vida cotidiana como que las estanterías de los supermercados estén vacías, que no se pueda arrancar el coche, poner la calefacción o usar las tarjetas de crédito…

Como el objetivo de este folleto es el de preparar a los suecos para lo peor, en él no solo se establecen cuáles serían la señales de alarma, sino que consta de epígrafes más de carácter práctico en el que se dan consejos para abastecerse correctamente. Páginas que explican que en el caso de los alimentos conviene acumular aquellos que se puedan consumir sin necesidad de ser cocinados y que no sean perecederos y que van acompañadas de un listado con casillas para marcar como si de una lista de la compra se tratase.

En caso de invasión, Suecia avisa a sus ciudadanos que ellos no son de los que se rinden. (Foto: Folleto de la Swedish Civil Contingencies Agency)

También hay instrucciones para poder abastecerse de agua y energía y mantener la comunicación. Además, se incluye la localización de sitios seguros como búnkeres y se habla de sótanos y túneles como lugares seguros para refugiarse. Se explican los distintos sistemas de alarma establecidos y se detallan las defensas del país al tiempo que se llama a la resistencia en caso de ataque. “Si Suecia es atacada por otro país, no nos rendiremos jamás. Toda la información con el objetivo de que cese la resistencia es falsa”, se puede leer en el texto.

Christina Andersson, jefa de la campaña de sensibilización llevada a cabo por la Agencia de Contingencia Sueca (MSB, por sus siglas en sueco), ha explicado que todos los ciudadanos del país deben saber cómo una crisis puede afectarles y cómo pueden hacerle frente. Ese es el objetivo del panfleto.

Este llega en un momento algo convulso en la sociedad sueca. El país ha visto como en los últimos años, especialmente a raíz de la crisis de los refugiados de 2015, la ultraderecha ganaba terreno, según señalan en El País. Aunque en el folleto no se mencionan, la amenaza de Rusia está en el aire. En The Guardian señalan el clima de creciente tensión que existe desde que en 2014 el país gobernado por Vladimir Putin se anexionase la península ucraniana de Crimea. El diario británico recuerda que en 2017 Suecia mandó tropas a la isla de Gotland, en el Báltico, y que hace dos años recuperó el servicio militar obligatorio.

“La sociedad es vulnerable, por lo que debemos prepararnos como individuos. También hay un déficit de información en términos de asesoramiento concreto, que pretendemos proporcionar”, ha declarado Dan Eliasson, de la agencia sueca de contingencias civiles.