Suecia condena a cadena perpetua a iraní implicado en masacres de 1988

·3  min de lectura

Berlín, 14 jul (EFE).- Un tribunal sueco condenó este jueves a cadena perpetua a un ciudadano iraní por su implicación en la tortura y ejecución masiva de prisioneros políticos en 1988 en Irán, en el primer juicio a escala mundial por la purga ordenada por el régimen de los ayatolás.

El Tribunal de Distrito de Estocolmo halló que Hamid Nurí, de 61 años, estuvo involucrado en las ejecuciones, que tuvieron lugar tras una fatua del ayatolá Ruhollah Jomeiní, por lo que es culpable de asesinato y de crímenes contra el derecho internacional.

Nurí, en su papel de adjunto al fiscal de la prisión de Gohardasht, fue a buscar prisioneros, los llevó ante la comisión que dictaba las penas de muerte y luego los escortaba al lugar de la ejecución, indicó el Tribunal en un comunicado.

Hasta ahora se desconoce el número de víctimas que perecieron en la masacre, que tuvo lugar en una treintena de ciudades iraníes, pero según organizaciones de derechos humanos se cuentan entre varios miles y varias decenas de miles.

La mayor parte de los ejecutados pertenecían al grupo opositor armado de los Muhayidines del Pueblo (MEK), que poco antes había tratado de derrocar al Gobierno, aunque la purga también afectó a miembros del partido comunista y organizaciones de izquierdas.

El Tribunal halló a Nurí culpable de crímenes contra el derecho internacional o crímenes de guerra en relación a la ejecución de presos del MEK, ya que ocurrió en el contexto del conflicto entre Irán e Irak, donde estos últimos combatían contra el régimen iraní.

En el caso de los presos de organizaciones de izquierdas le condenó por asesinato, ya que los crímenes contra la humanidad no se tipificaron en Suecia como delito independiente hasta 2014.

El condenado durante el juicio había defendido en todo momento que no se encontraba en la prisión de Gohardasht al ocurrir los hechos y que las alegaciones eran una fabricación del MEK.

Tomas Zander, el juez que presidió el Tribunal, comentó según el comunicado del Tribunal que fue difícil evaluar la credibilidad de los testigos que declararon en el juicio, puesto que los hechos ocurrieron hace más de 33 años.

"No obstante, aquí la Corte ha tenido en cuenta que se tiene la capacidad de recordar detalles clave, como la apariencia del perpetrador, en momentos muy emocionales," indicó.

Nurí fue detenido en 2019 en el aeropuerto sueco de Arlanda en base al principio de jurisdicción universal, tras ser denunciado por disidentes iraníes en el exilio.

Esta semana, Irán denunció ante la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, la "detención arbitraria y el juicio ilegal" de Nurí por parte de Suecia.

Argumentó además que las acusaciones se basan en alegaciones de un grupo terrorista, en referencia al MEK, que estuvo en el listado de organizaciones terroristas de la Unión Europea hasta 2009.

El caso ha tensado las relaciones entre Teherán y Estocolmo, que teme que en represalia por una condena el régimen iraní ejecute al investigador sueco-iraní Ahmadreza Djalali, condenado a muerte por espionaje.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.