Suecia se alista para votar; temor por energía y delitos

·2  min de lectura
SUECIA-ELECCIONES (AP)
SUECIA-ELECCIONES (AP)

Cuando faltan dos días para las elecciones en Suecia, el líder del Partido Socialdemócrata en la ciudad de Malmo, Joakim Sandell, se puso una chaqueta con el emblema de la rosa de su partido y salió a tocar el timbre e instar a la gente a votar.

Muchas personas en el distrito de Mollevangen, un barrio étnicamente diverso con raíces en el movimiento laboral, apoyan a los socialdemócratas de la primera ministra Magdalena Andersson. Sin embargo, se espera que las elecciones del domingo sean muy reñidas y el partido de centro-izquierda está luchando por recibir hasta el último voto mientras enfrenta un fuerte desafío de la derecha.

Sandell, que se postuló para la reelección al Parlamento nacional —el Riksdag de 349 escaños— comenzó su campaña pensando que los votantes querrían hablar sobre la atención médica después de la pandemia de COVID-19, que afectó mucho a los ancianos. También esperaba hablar de la OTAN, después de que la nación escandinava históricamente no alineada, que no ha librado una guerra desde la era napoleónica, decidiera unirse a la alianza después de la invasión rusa de Ucrania en febrero.

Pero los votantes suecos están preocupados principalmente por el aumento de los costos de los energéticos a raíz de la guerra en Ucrania y los delitos violentos en el país.

Andersson, quien se convirtió en la primera mujer en ocupar el puesto de primer ministro de Suecia hace menos de un año, disfruta de altos índices de aprobación. Su partido es un defensor del generoso estado de bienestar de Suecia, pero su apoyo ha ido disminuyendo durante años.

“Perdimos muchos, muchos votos en los últimos 20 años. Hemos estado luchando mientras vamos hacia abajo”, lamentó Inés Pentmo, una enfermera de 62 años que estaba haciendo campaña con Sandell esta semana en Malmo. Suecia fue su nuevo hogar después de que ella huyera con su familia de la dictadura de Chile en la década de 1970 y no quiere que Suecia abandone su tradicional apertura hacia los refugiados.

“La amenaza es muy fuerte desde la derecha”, afirmó Pentmo.

Los Demócratas de Suecia, un partido populista de derecha que adopta una línea dura contra la inmigración y la delincuencia, está en ascenso a medida que otros partidos se acercan a su enfoque. La propia primera ministra hizo campaña con promesas de aumentar la fuerza policial.