"Sueño de una tarde dominical " en siete lenguas indígenas

*A través de la plataforma Contigo en la Distancia se ofrece un recorrido en distintos lenguajes como el náhuatl, maya, mazahua, purépecha, totonaco, tsotsil y zapoteco

México, 23 de mayo (Notimex).— Para atender a la diversidad lingüística que hay en nuestro país y propiciar el disfrute cultural, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) puso a disposición del público una actividad novedosa: un recorrido en siete lenguas indígenas por una de las piezas más emblemáticas de Diego Rivera.

      Se trata de un atisbo a la obra Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central (1947), que se puede disfrutar a través de la plataforma Contigo en la Distancia; la intención es que el internauta pueda conocer la obra en la que el artista mexicano presenta la historia de nuestro país, esto desde el siglo XVI hasta la primera mitad del siglo XX, así como los recuerdos de su vida, niñez y juventud.

      Este fresco —realizado originalmente para el Hotel del Prado y recuperado luego del temblor de 1985, actualmente dispuesto en el Museo Mural Diego Rivera— se compone de tres secciones, donde se aborda la Conquista y la época colonial; la Independencia y las intervenciones extranjeras; asimismo, se plasma ahí tanto la etapa de la Reforma y el Segundo Imperio como también los movimientos campesinos y obreros.

      En él aparece el pequeño Diego, acompañado de personalidades emblemáticas de la vida cultural y política, uno de los más destacados es José Guadalupe Posada y su Catrina; en dicha pintura también se hallan las figuras de Frida Kahlo; José Martí; Sor Juana Inés de la Cruz; el emperador Maximiliano con su esposa Carlota, y Benito Juárez, entre muchos otros.

      El recorrido se puede disfrutar en náhuatl, maya, mazahua, purépecha, totonaco, tsotsil y zapoteco, con un único video y audios en cada una de las lenguas, lo que permitirá conocerlas más y valorarlas.

      Según la información de estos materiales, en nuestro país existen más de 25 millones de personas que se autoadscriben como indígenas, de entre los cuales casi 7 millones son hablantes de alguna de estas lenguas, mismas que son parte de la memoria histórica de México, pero también contienen una dimensión política, social y cultural que enriquece la visión del mundo.

 

NTX/AA/MBS