El sueño se suma a la lista de ocho factores claves para la salud del corazón: cuánto debemos dormir según la edad

·4  min de lectura
Las horas de sueño aconsejadas cambian según la franja etaria
Las horas de sueño aconsejadas cambian según la franja etaria - Créditos: @Getty Images

WASHINGTON.— La Asociación de Cardiología de Estados Unidos (AHA) acaba de agregar “dormir bien de noche de manera regular”, a su lista de factores claves para la salud cardiovascular, ampliando a ocho las recomendaciones que según la agrupación médica pueden redundar en una vida más larga, de mejor calidad y sin enfermedades del corazón.

Los problemas cardiovasculares son la principal causa de muerte en Estados Unidos y así lo ha sido desde hace un siglo, según datos de los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC). Desde 2010, la AHA se había enfocado en siete consejos: mantener un peso saludable, no fumar, estar físicamente activo, consumir una dieta saludable, mantener la presión sanguínea, el colesterol y el azúcar en sangre en niveles aceptables.

El secreto que guardan los caballos salvajes de Sierra de la Ventana y la importancia de preservarlos

Sin embargo, ahora la AHA considera que también debe incluirse el “sueño saludable”, según anunció en su informe publicado en la revista Circulation. La asociación de cardiólogos sugiere que el objetivo para los adultos debería ser de entre siete y nueve horas de sueño por día, y un poco más para los niños, según esta segmentación: de ocho a diez horas para los adolescentes de entre 13 y 18 años, nueve a doce horas para los niños de 6 a 12 años, y entre 10 y 16 horas para los niños menores de 6 años.

El buen dormir

El buen dormir siempre ha estado asociado con la buena salud, tanto física como mental. El sueño le da al cuerpo la pausa necesaria para sanarse y reponerse, y lo deja en condiciones de funcionar normalmente cuando despierta. Pero cuando dormimos poco o dormimos mal, nuestro cuerpo corre mayor riesgo de desarrollar diabetes, obesidad, hipertensión y otras enfermedades.

Además de agregar el “factor sueño”, la Asociación de Cardiología también hizo ajustes a los otros elementos de la lista, que se conoce como “Los 8 esenciales para la vida”. El tabaquismo, por ejemplo, fue ampliado y ahora también incluye estar expuesto al humo o vapeo de terceras personas, y el chequeo de colesterol fue modificado para enfocarse en el colesterol no-HDL y no en el colesterol total.

La AHA ofrece una herramienta online —en inglés— para quienes estén interesados en chequear su salud cardiovascular y los riesgos que puede enfrentar en base a la nueva lista de recomendaciones de la organización.

Sueño fragmentado

El jefe de medicina del sueño del Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas “Norberto Quirno” (CEMIC), Arturo Garay, sostiene que en la mayoría de los adultos mayores, por problemas físicos, dolores y otras situaciones que vienen con los años, el sueño se empieza a fragmentar y a ser menos profundo. Por el contrario, en la adolescencia, los chicos tienen una tendencia biológica y social a acostarse y levantarse tarde.

“Las necesidades de sueño siempre son individuales y tanto dormir poco como dormir mucho pueden ser perjudiciales para la salud. No hay un número exacto de horas recomendadas de sueño, sino que es un problema de la calidad de ese sueño. Hay personas que duermen cinco horas y se levantan con sensación de haber descansado y hay otras que duermen ocho, pero de forma fragmentada y tienen una mala calidad de sueño”, dice Garay.

La Fundación del Sueño (Sleep Foundation, en inglés), una organización médica estadounidense, publicó en abril una guía de horas diarias de descanso recomendadas en la que estableció nueve grupos etarios diferentes y, a cada cual, le asignó un rango específico.

  • Para los bebés, de cero a tres meses recomienda dormir entre 14 y 17 horas, y de los cuatro a los 11 meses, entre 12 y 15 horas.

  • Para los niños, durante el primero y el segundo año de vida, la recomendación es que duerman entre 11 y 14 horas y, a partir de los 3 y hasta los 5 años, entre 10 y 13 horas. A los niños de 6 a 13 años, la Fundación les recomienda dormir entre nueve y 11 horas.

  • En la adolescencia, de 14 a 17 años, la guía indica entre ocho y diez horas de descanso.

  • Los adultos de 18 a 64 años deben dormir entre siete y nueve horas y a partir de los 65 años, entre siete y ocho.

(Traducción de Jaime Arrambide)

Con información de The Washington Post

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.