¿Sueño presidencial? El futuro de Ivanka Trump abre especulaciones

LA NACION
·3  min de lectura

NUEVA YORK.- Cuando Donald Trump ganó las elecciones en 2016, pocos pensaban que su hija mayor, Ivanka Trump, y su yerno, Jared Kushner, estuvieran calificados para trabajar en la Casa Blanca como asesores del líder de una potencia mundial.

Sin embargo, como contó Michael Wolff en su libro Fire and Fury, aunque los amigos le advirtieron a "Javanka" sobre los riesgos de meterse en política, "sopesando el riesgo con la recompensa", decidieron aceptar los roles en el ala oeste.

EE.UU.: Mike Pence rechazó invocar a la 25°enmienda para destituir a Donald Trump

Según Wolff, fue una decisión conjunta de la pareja, y, en cierto sentido, un trabajo conjunto. Y el autor reveló que entre ellos habían hecho un pacto: si en algún momento en el futuro surgía la oportunidad, ella sería la que se postularía para la presidencia. "La primera mujer presidenta -dijo Ivanka- no sería Hillary Clinton, sería Ivanka Trump".

Cuatro años después, Ivanka Trump (de 39 años) carga con la salida caótica de su padre: luego de rechazar los resultados electorales, acusar infundadamente a los demócratas de fraude e incitar a sus seguidores a tomar acción, el presidente saliente podría enfrentarse a su segundo juicio político. Una semana antes del fin de su mandato, la Cámara de Representantes está lista para avanzar hoy con la votación para aprobar el juicio político contra Trump al acusarlo por "incitación a la insurrección" tras el ataque al Congreso de la semana pasada.

Con el peso de su padre en los hombros, Ivanka ahora tiene la difícil tarea de intentar salvar su reputación, de ahí sus furiosos intentos de controlar los daños, incluida la decisión de eliminar su tuit que llamaba a la violenta mafia que irrumpió en el Capitolio "patriotas estadounidenses". De hecho, la hija del presidente todavía cree que puede salvar todo esto y que el plan que hizo con su marido cuatro años todavía está en marcha, señala la revista Vanity Fair. Y según TheDaily Mail, Ivanka tenía planes de asistir a la toma de posesión de Joe Biden el 20 de enero en un esfuerzo por "salvar su reputación" y su "prometedora carrera política".

Coronavirus. Tercera ola implacable: el país donde el coronavirus se propaga con mayor rapidez

La publicación de la revista también señala que Trump le dijo a su hija que sería "un insulto que incluso quisiera comprometerse con los delincuentes que están tratando de derribarlo", y que "su presencia en la inauguración le costará miles de seguidores y sería la peor decisión que podría tomar ". Ivanka, según la historia, creía que asistir a la investidura de Biden sería un buen gesto y le ganaría futuros seguidores. Según una fuente del Daily Mail, Ivanka dejó en claro que "tiene que proteger sus propias aspiraciones políticas".

Una fuente de la Casa Blanca negó que la primera hija asistirá a la investidura, aunque tampoco está claro que el comité inaugural de Biden la haya invitado, a la luz tanto del asalto armado del edificio del Capitolio como del hecho de que los procedimientos se reducirán en comparación con años anteriores por los protocolos.