El sueño frustrado de Carlos II de Parma, el duque que quiso ser rey del Río de la Plata

·7  min de lectura

Entre la Revolución de Mayo y la Declaración de la Independencia argentina, un emisario de Juan Martín de Pueyrredón le propuso a Carlos II de Parma, un duque español pariente de Fernando VII, ser rey en territorio latinoamericano. Sin embargo, el proyecto de un monarca europeo importado quedó trunco luego de la Batalla de Cepeda de 1820.

Amor, realeza y muerte: la masacre familiar que dinamitó la monarquía en Nepal

Carlos Luís de Borbón nació en el Palacio Real de Madrid el 22 de diciembre de 1799. Hijo de Luis I de Parma y de la infanta María Luisa de Borbón, vivió y gozó de los privilegios conferidos por su ascendencia en dos casas europeas, su "sangre azul".

A la edad de cuatro años, bajo la regencia de su madre, Carlos Luís fue nombrado rey de Etruria en 1803. Tuvo la "corona" del pequeño territorio solo por cuatro años y medio, ya que el 10 de diciembre de 1807, el reino fue integrado a Italia por Napoleón Bonaparte.

Apartados del trono, el aún niño y María Luisa de Borbón debieron trasladarse a Madrid. Tras la derrota de Napoleón y la celebración del Congreso de Viena, el ducado de Parma quedó en manos de la archiduquesa María Luisa de Austria, viuda del emperador francés. Como compensación por el arrebato, los Parma recibieron un pequeño ducado creado en la Toscana, Lucca. Así, Carlos Luís se convirtió en Carlos I de Lucca.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.