‘No Sudden Move’: Steven Soderbergh vuelve a las andadas con película de robo con reparto estelar

·3  min de lectura
 (Sky)
(Sky)

Director: Steven Soderbergh. Protagonizada por: Don Cheadle, Benicio del Toro, David Harbour, Jon Hamm, Amy Seimetz, Brendan Fraser, Kieran Culkin. 15, 115 minutos.

Para No Sudden Move , el director Steven Soderbergh ha vuelto a los viejos hábitos y comodidades, es decir, la película de robos, a la manera de Ocean's Eleven y Logan Lucky, con una galería de rostros famosos. Pero siempre ha adoptado un enfoque de verdadero artesano en su trabajo, y lo que desde la distancia puede parecer un director que trabaja en piloto automático, resulta ser una película que revela sus capas una vez que sostienes la lupa y examinas las costuras. Aunque No Sudden Move puede ser considerada una entrada bastante menor en su filmografía, está bien diseñada y es emocionante de una manera que la hace extraña y reconfortante.

Ambientada en Detroit en 1954, sigue la incómoda alianza formada por dos matones, Curt Goynes (Don Cheadle) y Ronald Russo (Benicio Del Toro) después de ser reclutados (por el Doug Jones de Brendan Fraser) para lo que parece ser un sencillo trabajo. Lo único que deben hacer es "cuidar" a la familia de Matt Wertz (David Harbour), mientras que un tercer matón, el errático Charley (Kieran Culkin, tan repulsivo de forma exquisita aquí como en Succession), lo acompaña a su oficina para recuperar un documento de la caja fuerte de su jefe. El plan, por supuesto, tiene algunas complicaciones. Goynes y Russo se desvían por los caminos de dos jefes criminales, Aldrick Watkins (Bill Duke) y Frank Capelli (Ray Liotta). Y esta es la rara película criminal en la que las mujeres juegan un papel central en la intriga, ya sea la esposa de Wertz, Mary (Amy Seimetz), la secretaria con la que está teniendo una aventura (Frankie Shaw) o la escort del gángster (Julia Fox) con quien se enredan tanto Capelli como Russo.

Es una historia bien poblada, con apariciones cada tanto de Jon Hamm y un misterioso Soderbergh habitual en un jugoso cameo. Pero el director, que ahora puede recurrir al talento de prácticamente cualquier persona que le guste, está familiarizado con el placer básico de ver pasar un desfile de estrellas. Aquí no hay actuaciones a medias, aunque la verdadera alma de la película reside en Cheadle, cuyas expresiones parpadean con la luz de unas pocas brasas moribundas: un sueño roto y lejano. Y es maravilloso ver a Fraser aprovechar al máximo el renacimiento de su carrera, pues también ha sido elegido para futuros proyectos de Darren Aronofsky y Martin Scorsese. Saborea cada línea como si estuviera en una cata de vinos, se asegura de no perderse una sola nota. Sin embargo, en lo que Soderbergh siempre ha destacado, y que cobra vida en No Sudden Move, es el tipo de profesionalismo cotidiano del atraco. Incluso los forajidos tienen que trabajar dentro del sistema para robarle, lo que significa que todo el mundo es tarde o temprano una rata que intenta salir del laberinto.

El guión de Ed Solomon se inclina hacia lo absurdo de todo. Wertz, mientras está retenido como rehén, advierte entre lágrimas a su jefe que está a punto de golpearlo si no le dan lo que vino a buscar. De vuelta en casa, Mary trata de ahuyentar a un vecino entrometido, antes de mirar por la ventana, ver a dicho vecino todavía merodear y decirle al hombre que le apunta con una pistola a la cabeza: “No creo que este sea el fin”. No Sudden Move es mejor cuando funciona en este registro más ligero, ya que los intentos de Solomon de entretejer referencias posteriores a la corrupción corporativa y el racismo que impulsa la planificación urbana no aterrizan con la misma fuerza.

Y Soderbergh, una vez más trabaja como su propio director de fotografía y editor (aunque acreditado como Peter Andrews y Mary Ann Bernard de forma furtiva). Continúa su juego con los lentes de ojo de pez, ya que distorsionan los objetos y atenúan las esquinas del encuadre. ¿Esos trucos se adaptan siquiera a la historia que cuenta? No estoy seguro de que a Soderbergh le importe cuál es la respuesta. Solo estamos aquí para dar un paseo.

Relacionados

Steven Soderbergh coproducirá la próxima ceremonia del Oscar

James Bond: cada película del agente 007 clasificadas en orden de peor a mejor

¿Rami Malek sabe actuar? Cómo el villano de “James Bond: No Time to Die” ha polarizado a Hollywood

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.