Los sudafricanos lloran y recuerdan al 'héroe' Desmond Tutu

·1  min de lectura

Sudafricanos de todas las razas se detuvieron el domingo en la Catedral de San Jorge de Ciudad del Cabo para presentar sus respetos al arzobispo Desmond Tutu, el ícono anti-apartheid que murió el domingo a los 90 años.

"Su importancia va más allá de ser anglicano. "Me emocioné mucho esta mañana cuando escuché que había fallecido", dijo uno de los presentes, Brent Goliath, llorando frente al viejo edificio de piedra.

El hombre, que fue monaguillo, se encontró con Tutu en varias ocasiones. "Le agradezco a Dios que haya estado ahí para nosotros", dijo secándose los ojos mientras colocaba un ramo de flores rosadas debajo de la foto del arzobispo.

En el patio de la catedral, el padre Michael Weeder, caminaba de un lado a otro respondiendo llamadas telefónicas y hablando con trabajadores poco después de la misa del domingo por la mañana.

"Tuvo una muerte santa", dijo cerca de un santuario improvisado para que el público pudiera dejar flores.

A pesar de lo que supone la pérdida, "es un alivio para la familia porque el padre Desmond ha estado sufriendo mucho durante estas últimas semanas", afirmó.

Detrás de un cordón de seguridad policial, podía verse a algunos miembros de la familia de Tutu reunidos y abrazados en su antigua residencia de Ciudad del Cabo.

"Luchó por nosotros"

Decenas de sudafricanos pasaron por la catedral, incluso cuando muchos aún no se habían enterado de su muerte: allí es costumbre desconectar y pasar el día después de Navidad en la playa.

Entre quienes acudieron a presentar sus respetos estaba Miriam Mokwadi, una enfermera jubilada de 67 años. El premio Nobel "fue un héroe para nosotros, luchó por nosotros", aseguró.

'No olvidaré a este hombre'


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.