Por qué Sudáfrica vende su stock de un millón de vacunas AstraZeneca

·2  min de lectura
La decisión llega luego de que un estudio arrojara que la vacuna AstraZeneca tiene un bajo nivel de efectividad contra la variante sudafricana de coronavirus
AFP

Sudáfrica concluyó la venta de un millón de dosis de vacunas de AstraZeneca contra el coronavirus que tenía en stock, las que serán distribuidas entre catorce países miembros de la Unión Africana (UA), según informó este domingo el ministerio de Salud local.

A mediados de febrero, el país africano resolvió detener el uso de las vacunas AstraZeneca luego de que un estudio indicara que la inoculación desarrollada por científicos de Oxford ofrecía una mínima protección contra la variante local de coronavirus. Para ese entonces, Sudáfrica ya había recibido el millón de dosis.

Pretoria anunció de inmediato su intención de ofrecer este enorme lote de dosis a la Unión Africana (UA).

El titular de la cartera sanitaria sudafricana, Zweli Mhkize anunció la operación a través de un comunicado, y dijo: “Me agrada poder anunciar que la venta de las vacunas de AstraZeneca que habíamos comprado, fue concluida”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Según trascendió en el comunicado, el ministerio de Salud sudafricano trabajó para garantizar que todos los estados miembros identificados por los equipos de adquisición de vacunas de la UA como receptores de las vacunas cumplieran y obtuvieran las correspondientes aprobaciones regulatorias, permisos y licencias para el uso de las vacunas en sus respectivos países.

El anuncio no precisó los costos de la operación ni detalló cuáles son los países que recibirán las inoculaciones.

Tras haber detenido la campaña vacunatoria, Sudáfrica comenzó el proceso de inoculación con inyecciones de Johnson&Johnson a trabajadores de la salud. Autoridades gubernamentales planean vacunar a dos tercios de su población para alcanzar algún nivel de inmunidad colectiva.

Agencias AFP y Reuters