Sudáfrica dice adiós a su "conciencia nacional" en el funeral de Tutu

·2  min de lectura
Un ramo de flores sobre el ataúd del fallecido arzobispo Desmond Tutu durante su funeral de Estado en la catedral de San Jorge en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

Por Wendell Roelf

CIUDAD DEL CABO, 1 ene (Reuters) - El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, elogió al fallecido arzobispo Desmond Tutu como "nuestra brújula moral y conciencia nacional", al despedir este sábado en un funeral de Estado a un héroe de la lucha contra el apartheid.

"Nuestro difunto padre fue un cruzado en la lucha por la libertad, la justicia, la igualdad y la paz, no sólo en Sudáfrica, el país donde nació, sino en todo el mundo", dijo Ramaphosa en la elegía principal del servicio religioso celebrado en la Catedral de San Jorge, en Ciudad del Cabo, donde Tutu predicó durante años contra la injusticia racial.

A continuación, el presidente entregó la bandera nacional a la viuda de Tutu, Nomalizo Leah, conocida como "Mama Leah". Tutu, que recibió el premio Nobel de la Paz en 1984 por su oposición no violenta al dominio de la minoría blanca, murió el pasado domingo a los 90 años.

Su viuda estaba sentada en una silla de ruedas en la primera fila, envuelta en un manto púrpura, el color de la túnica clerical de su marido. Ramaphosa llevaba una corbata a juego.

Ciudad del Cabo, donde Tutu vivió la mayor parte de su vida, estaba intempestivamente lluviosa a primera hora del sábado, cuando la gente se reunió para darle su último adiós.

El sol brilló después de la misa de réquiem, cuando seis clérigos vestidos de blanco sacaron el féretro de la catedral y lo llevaron a un auto fúnebre. El cuerpo de Tutu será incinerado y sus cenizas serán enterradas detrás del púlpito de la catedral en una ceremonia privada.

"Pequeño en estatura física, era un gigante moral y espiritual entre otros", dijo el obispo retirado Michael Nuttall, que fue adjunto de Tutu durante muchos años.

En el exterior de la catedral, donde se restringió el número de fieles por las medidas contra el COVID-19, había carteles de Tutu a tamaño natural con las manos entrelazadas.

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, que dirige la Comunión Anglicana mundial, dijo en un mensaje grabado: "La gente ha dicho 'cuando estábamos en la oscuridad, él trajo la luz' y eso (...) ha iluminado a países de todo el mundo que luchan contra el miedo, los conflictos, la persecución y la opresión".

Los familiares de Tutu estaban visiblemente emocionados. Su hija, la reverenda Nontombi Naomi Tutu, agradeció a las personas su apoyo al comienzo de la misa, con la voz brevemente temblorosa por la emoción.

(Reporte adicional de Nqobile Dludla; escrito por James Macharia Chege; editado en español por Carlos Serrano)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.