Subrogación de vientre: la lucha de una pareja gay para que la Justicia los reconozca como padres de su hijo

·4  min de lectura
Juan Pablo, junto a sus padres, Leonardo Polti e Ignacio Santalla
Juan Pablo, junto a sus padres, Leonardo Polti e Ignacio Santalla

Desde hace seis años, la primera pareja gay de la Argentina en convertirse en padres a través de la subrogación de vientre íntegramente realizada en el país sigue luchando por garantizar el derecho a la identidad de Juan Pablo, su único hijo. Leonardo Polti e Ignacio Santalla ya recorrieron Tribunales y ahora esperan un fallo por parte de la Corte Suprema de Justicia, pero también le reclaman a la Legislatura porteña que avance con una normativa que permitiría registrar al chico como hijo de ambos.

Bulevar Caseros: el reducto gourmet que florece al amparo de elegantes edificios históricos

Juan Pablo nació el 4 de junio de 2015 y es el primer caso de un niño nacido a través de subrogación de vientre en el país: el ovulo fue donado anónimamente, se utilizó el esperma de ambos padres y el vientre fue prestado de manera solidaria por una íntima amiga de la pareja, quien se sometió a un tratamiento psicológico para garantizar que iba a poder llevar a cabo el embarazo y numerosos estudios médicos.

“Nosotros siempre quisimos hacer las cosas transparentes, legales, serias y seguras, queremos que nuestro hijo tuviera la tranquilidad de saber cómo hicieron las cosas sus padres”, afirmó Polti en diálogo con LA NACIÓN y precisó: “Cuando Juan Pablo nació le hicimos el ADN para así iniciar la acción legal y que no estuviera a nombre de nuestra amiga. Fuimos al Tribunal Federal 81, donde la jueza falló a favor nuestro, pero la fiscal, que nunca estuvo en contacto con nosotros, al igual que la Defensora de Menores, apelaron alegando que ‘madre es la que pare’ y en Cámara, en la Sala E, los tres jueces que nos tocaron dieron un fallo sumamente homofóbico, pero reconocían que nuestra amiga no era la madre de Juan Pablo y sugerían que hiciéramos una adopción integrativa”.

Ese tipo de adopción es la que se implementa cuando se adopta al hijo del cónyuge o del conviviente y tiene como finalidad integrar a la familia, algo con lo que la pareja no está de acuerdo. “Nosotros somos los dos padres procreacionales, por eso queríamos recurrir a la Corte Suprema de Justicia, pero estos jueces no nos dejaron. Entonces, presentamos un recurso de queja ante la Corte en enero de 2020, con mucho miedo de que no lo aceptaran, pero lo hicieron y ahí comenzó nuestra esperanza”, añadió Polti.

“Apunteca” digital: el legado que dejará la pandemia el año próximo en las universidades

La iniciativa

“En principio nos decían que teníamos que esperar al dictamen del procurador Víctor Ernesto Abramovich Cosarin , finalmente en diciembre del año pasado dio un dictamen hermoso, en el que reconoció que nosotros somos los papás. Por ahora no salió el fallo y en esta búsqueda llegamos al proyecto de Ariel Álvarez Palma”, detalló.

El proyecto en cuestión fue impulsado por el legislador radical y prevé regular en la Ciudad la inscripción de los niños nacidos a través de gestación solidaria o por sustitución. “El objetivo es subsanar esa situación, uno tiene que entender que, en función del matrimonio igualitario y la Ley de Reproducción Asistida, son parte de los derechos que se le fueron otorgando a la sociedad, pero que aún le falta una pata: la que garantiza el derecho a la identidad del niño”, aseveró en diálogo con este medio.

Por el momento, Juan Pablo está registrado legalmente como hijo de uno de los hombres de la pareja y de la mujer que prestó su vientre. “Esto trae muchos problemas para los padres, incluso en situaciones cotidianas como puede ser el colegio, moverse o salir del país, entre otras cosas. Formalmente, hay un padre que oficia como tal, pero para la ley no existe, esa situación es la que viene a cambiar esta normativa. Es garantizar un derecho”, insistió Álvarez Palma.

Contagiados o fallecidos: qué variable es la que marca el pulso real de la pandemia de Covid-19

Sin embargo, este no es el único problema al que se enfrenta la pareja: el legislador culmina su mandato el 9 de diciembre próximo y el proyecto podría llegar a estancarse, aunque Álvarez Palma aseveró que está trabajando para que sea aprobado cuanto antes. “Estamos trabajando mucho en este proyecto, pero no tenemos la certeza de que pueda salir este año, estamos haciendo todo lo posible. La familia está muy comprometida y ya está teniendo reuniones con distintos diputados, yo estoy teniendo reuniones con legisladores y gente del Ejecutivo”, detalló.

“Si la iniciativa no sale este año, el bloque de la UCR-Evolución tiene el compromiso de seguir adelante con el mismo. La ley no es compleja, sí lo es la temática en sí. La ley viene a solucionar un tema registral, no se mete con el tema de fondo y que actualmente no está resuelto”, completó.

Lo cierto es que Polti y Santalla ya se reunieron con varias legisladoras porteñas (Lucía Romano de la Coalición Cívica; Gimena Villafruela, de Vamos Juntos y Victoria Montenegro, del Frente de Todos), quienes expresaron su completo apoyo a su petición. En tanto, en los próximos días se reunirán con el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Legislatura, Hernán Reyes. No obstante, aún resta que el Poder Ejecutivo le dé luz verde a la iniciativa para que pueda ser debatida en comisión y ser llevada al recinto para obtener sanción.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.