Sube la nafta: se terminó el congelamiento y llegó un nuevo aumento de precios a los surtidores

El precio de los combustibles aumentó entre un 7,6 y 10% promedio en todo el país, mientras que el Gobierno postergó la aplicación de un impuesto para atenuar los incrementos.

Las subas alcanzan a YPF, Raizen (Shell), Axion, que ajustaron 7,6% promedio, y Trafigura (PUMA) que lo hizo en 7,8%.

En cambio, según reportes de medios provinciales en el interior del país los aumentos son del orden de 10%.

Este ajuste se da luego de una crisis de abastecimiento que se produjo durante el fin de semana, a 48 horas del fin del acuerdo de precios que habían sellado las petroleras con el gobierno luego de las PASO.

Massa apuntó a las petroleras

El ministro de Economía, Sergio Massa, acusó a las petroleras de extorsionar al gobierno mientras que las empresas adujeron problemas de stocks y de falta de insumos para la refinación.

"En las últimas horas escuchamos pedidos de aumento del 40%, del 20%, del 10%, muy por encima de la realidad que un sector de los grandes ganadores de la economía argentina necesitaba a los efectos de seguir invirtiendo", afirmó Massa al referirse a los rumores instalados sobre el aumento que está por aplicarse.

Massa presionó a las petroleras para que se normalizara el suministro de combustibles.

"El sector petrolero, que apareció con quiebre de stock y que ahora de golpe ha podido lograr el reabastecimiento de todas las estaciones de servicio, aparecía beneficiado con tipo de cambio diferencial para exportaciones; aparecía beneficiado con descuento de impuestos para las importaciones para la producción, así como también para la importación de determinados bienes y servicios importantes para la actividad petrolera", remarcó el ministro.

Massa afirmó que "estamos felices de saber que hemos batido el récord de producción y haber aumentado un 50% la inversión en Vaca Muerta. Sabemos, además, que es uno de los sectores más importantes para la competitividad económica y para la estrategia de Argentina a acumular reservas. Pero eso no puede pasar a costa del bolsillo de los argentinos".

"Entendemos claramente que el precio internacional del petróleo puede tener valores muy significativos que hacen muy atractiva la posibilidad de exportar. Y queremos que exporten. Pero queremos, sobre todas las cosas, que los argentinos y las argentinas que cargan nafta en su auto, que necesitan tomar transporte público, que muchas veces utilizan el tren, o que simplemente tienen que ir a hacer las compras para abastecer sus comercios, tengan un precio de la nafta competitivo", insistió el jefe del Palacio de Hacienda.

En promedio, los precios quedaron de la siguiente manera en el AMBA:

  • Nafta Super: $ 272

  • Nafta Premium: $ 349

  • Gasoil super: $ 292

  • Gasoil premium: $398