Subasta de reliquias de Johnny Bench recauda casi 2 millones

·2  min de lectura
ARCHIVO - En esta foto de archivo de septiembre de 1983, Johnny Bench, cátcher de los Rojos de Cincinnati, agradece al público en el Riverfront Stadium (AP Foto/Al Behrman, archivo)
ARCHIVO - En esta foto de archivo de septiembre de 1983, Johnny Bench, cátcher de los Rojos de Cincinnati, agradece al público en el Riverfront Stadium (AP Foto/Al Behrman, archivo)

Reliquias personales de Johnny Bench, cátcher miembro del Salón de la Fama, fueron subastadas por casi dos millones de dólares.

La venta, que involucró pujas presenciales y en internet, concluyó el sábado en el Louisville Slugger Museum and Factory del estado de Kentucky, no muy lejos del lugar en que Bench jugó muchos encuentros de su trayectoria brillante con los Rojos de Cincinnati.

El receptor disputó 17 campañas dentro de las Grandes Ligas y fue elegido 14 veces al Juego de Estrellas.

David Hunt, presidente de la empresa Hunt Auctions, dijo que las ofertas superaron por mucho los estimados previos a la venta.

El anillo y el trofeo que recibió Bench por haber ganado la Serie Mundial de 1976 se vendieron en 146.875 dólares cada uno. Su anillo de la Serie Mundial de 1975 alcanzó 135.125. El trofeo del título de la “Gran Máquina Roja” en aquel año se subastó por 88.125 dólares.

La placa de Bench por ser el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 1970 alcanzó un precio de 135.125 dólares. El jersey de los Rojos que vistió como local en 1983 se vendió en 105.750 dólares.

Bench, quien cumplirá 73 años en diciembre, dijo el mes pasado a The Associated Press que preveía usar el dinero recaudado para financiar la educación de sus hijos más pequeños. El expelotero reside en Palm Beach Gardens, Florida, con sus hijos Bobby, de 30 años; Justin, de 14 y Josh, de 11.

Esos dos últimos hijos nacieron del cuarto matrimonio de Bench.

“Los recuerdos siguen ahí. Soy todavía el Jugador Más Valioso”, dijo Bench a la AP. “Estoy bendecido por lo que tengo y por disfrutar mi vida”.

La subasta fue realizada por la misma empresa del estado de Pensilvania que vendió recientemente reliquias de Vin Scully, excronista miembro del Salón de la Fama. En esa subasta se recaudaron más de dos millones de dólares.