Subaru y Toyota entregan las primeras pistas sobre su SUV eléctrico

Juan José Castillo

Varios años podría tomar la aparición del primer vehículo eléctrico producto de la alianza entre Subaru y Toyota. La primera presentó una maqueta de un SUV en una reunión informativa sobre tecnología en Japón, pero no ofreció una fecha de lanzamiento más específica que “antes de 2025”.

El bosquejo tenía un diseño de SUV alto, con una línea de techo baja y una ventana trasera inclinada, según Automotive News Europe, todo lo cual le imprimía un aspecto más elegante que los modelos más tradicionales, como el actual Subaru Forester.

El revestimiento de plástico negro sobre los pasos de rueda, similar al Subaru Crosstrek, está destinado a darle una apariencia más resistente. El prototipo también tenía cámaras en lugar de espejos exteriores. Algunos modelos de producción, incluidos el Lexus ES y el Audi E-Tron, tienen dicho atributo, pero la tecnología actualmente no está homologada en Estados Unidos.

Dado que Subaru solo está dispuesto a mostrar una maqueta de diseño, es probable que el SUV eléctrico no comience a producirse hasta cerca de 2025. Se trata de un fabricante relativamente pequeño, que carece de los recursos para desarrollar coches eléctricos por sí solo. Es por eso que se ha asociado con Toyota, que tiene poca experiencia con ese tipo de modelos, puesto que se ha centrado principalmente en híbridos y motores propulsados por hidrógeno.

El CEO de Subaru, Tomomi Nakamura, comentó a Automotive News Europe que Estados Unidos no será un mercado prioritario para el despliegue de sus eléctricos. Recordó que solo Tesla vende bien allí  y que, si bien la demanda podría aumentar, probablemente tomará un tiempo.

A pesar de la asociación de Subaru con el cuidado al medio ambiente, la postura de la casa nipona hacia los carros ecológicos ha sido conservadora. Actualmente, el único Subaru electrificado en Estados Unidos es una versión híbrida enchufable del Crosstrek, que combina un motor Subaru con un sistema híbrido Toyota. El problema es que tiene una prima de precio sustancial sobre el estándar y no ofrece tanto rango de conducción eléctrica como otros competidores.

Subaru quiere hacerlo mejor. Para 2030, espera que los eléctricos y los híbridos enchufables representen el 40 por ciento de sus ventas globales, según Automotive News Europe. A mediados de la década de 2030, tendrá un sistema de propulsión híbrido o totalmente eléctrico disponible en todos los modelos, añadió el medio. Es probable que ello sea necesario para cumplir con estándares de emisiones globales más estrictos.

Además de los híbridos y eléctricos, los socios japoneses también lanzarán una nueva versión del auto deportivo desarrollado conjuntamente para reemplazar desde 2021 a los actuales Subaru BRZ y Toyota 86.