Suba de precios: qué están haciendo otros países, cómo les va y por qué la Argentina “es otro mundo”

- Créditos: @Ministerio de economía
- Créditos: @Ministerio de economía

A pesar de los sucesivos aumentos de tasas de interés en 2022, los países de la región no lograron cumplir con sus metas de inflación. Lo mismo sucedió en economías estables como la de Estados Unidos y la Unión Europea. Los gastos extraordinarios durante la pandemia y la emisión monetaria llevaron a que la mayoría enfrente alzas en los niveles de precios desde 2021. La guerra en Ucrania ejerció una presión adicional. A pesar de que no se espera el cumplimiento de las metas en la mayoría de las economías, se estima que el incremento de precios en 2023 será más bajo que el año pasado.

En ese contexto adverso, la Argentina es uno de los peores alumnos. Registró el año pasado una de las inflaciones más altas del planeta y, según los especialistas, casi no hay chances de que eso cambie.

La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) y el Banco Central Europeo manejan, cada uno por su parte, metas de inflación de largo plazo del 2%. Con una suba de precios de 9,20% el año pasado, la brecha en Europa fue de 7,20 puntos porcentuales. En Estados Unidos, el diferencial fue de 4,5 puntos.

La distancia con la Argentina, por caso, es enorme. En el país, la suba de precios fue de 94,8% en 2022. La previsión presupuestaria era de 33%. De manera que hay una diferencia de casi 62 puntos porcentuales.

“Europa y Estados Unidos tienen metas inflacionarias preestablecidas”, dijo María Castiglioni Cotter, directora de C&T Asesores Económicos. “Fueron fijadas hace muchos años por las entidades monetarias para garantizar que la inflación sea baja y estable. Son de largo plazo y, por lo general, no cambian”, aseguró.

“La mayoría de los países de la región se maneja también con regímenes de metas de inflación”, dijo Elisabet Bacigalupo, responsable de macroeconomía y Latam de la consultora Abeceb. “Brasil, Uruguay, Paraguay, Chile, México, Colombia, y Perú las tienen. Ellos definen políticas para que la economía cumpla con esos parámetros. Algunos utilizan rangos”, afirmó.

La Argentina no tiene definidas metas de inflación de largo plazo. “Ese tipo de políticas las determinan los bancos centrales”, dijo Marcelo Elizondo, titular de la consultora DNI. “El Banco Central (BCRA) no ha definido ninguna meta ni rango que determiné un horizonte de estabilidad”, afirmó.

“Hay algo que no hay que confundir: lo que está consignado en el presupuesto es sólo una previsión necesaria de inflación que requieren los ingresos y gastos para no quedar desactualizados, pero no es un objetivo de inflación”, dijo Elizondo. “Tampoco genera un mecanismo de política para su lucha”, aseguró.

En ausencia de metas del BCRA y teniendo en cuenta declaraciones de la vocera presidencial, Gabriela Cerrutti, el único objetivo claro que pareció haber tenido el Gobierno en cuanto a precios fue el de no llegar a los tres dígitos.

“Los países que tienen objetivos de niveles de precios, a partir de las definiciones de tasas de interés y dinero en circulación, tratan lograr las metas”, dijo la directora de C&T Asesores Económicos. Los países de la región han intentado hacer eso a lo largo de 2022″, aseguró.

Brasil

A pesar de haber registrado tres meses consecutivos de deflación -de julio a septiembre-, Brasil terminó el año con una inflación acumulada de 5,79%, tal como informó el Instituto Brasilero de Geografía e Estadística (IBGE).

A pesar de no haber alcanzado la meta oficial de 3,5%, logró alejar el Índice Nacional de Preços ao Consumidor Amplo (IPCA) de los 10,06% que había alcanzado a fines de 2021. La brecha respecto de los objetivos es de 2,29 puntos porcentuales, una de las más cortas del mundo.

Para llegar al objetivo, el principal socio comercial de la Argentina implementó en 2022 una política monetaria contractiva. En enero, la tasa de interés se encontraba en 9,25%. Luego de cinco aumentos, la Taixa Selic se ubicó en agosto en 13,75%, nivel en el que se mantiene todavía hoy.

La Selic es la tasa de interés básica para toda la economía brasileña. Al igual que la mayoría de las tasas de referencia de los países, se trata de un parámetro importante, dada la influencia directa que tiene en las cuestiones económico-financieras, tales como préstamos, depósitos, hipotecas, tarjetas de crédito, entre otros.

El 31 de enero será la próxima reunión del Comitê de Política Monetária (Copom), en dónde se definirá si habrá nuevos ajustes de tasa, de cara a la nueva meta de inflación de 3,25% dispuesta para 2023.

Uruguay

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) terminó el año con un incremento de 8,29%, según el Instituto Nacional de Estadísticas de Uruguay.

La inflación acumulada de 2022, además de ser superior a los 7,96% registrados en 2021, estuvo por encima del rango-meta de 3%-6% anual. Es importante remarcar que, más allá del contexto, Uruguay hace varios años que tiene dificultades para mantenerse dentro de los objetivos de precios, si bien en valores envidiables para la Argentina.

Según el Instituto Nacional de Estadística de Uruguay, los empresarios esperaban una inflación cercana al 9,0% para el año 2022.

En un intento por acercar el IPC a la meta, a lo largo de 2022, el Comité de Política Monetaria (Copom) llevó a cabo nueve aumentos de tasa. En enero, la tasa de referencia estaba en el 6,5%. A fin de año terminó en 11,5%.

El Copom, tal como lo manifestó en su último informe, continuará monitoreando la situación local e internacional con el objetivo de asegurar que tanto la inflación como sus expectativas converjan al rango meta.

El 15 de febrero será la próxima reunión del comité, en donde se definirá si Uruguay seguirá reforzando la política contractiva o si relajará las tasas de referencia de la economía para favorecer el crédito y la inversión.

Paraguay

El IPC terminó el año con una inflación acumulada de 8,1%, por encima del 6,8% registrado en 2021 y fuera de la meta anual del 4%, tal como lo informó el Banco Central de Paraguay. La brecha respecto de los objetivos es de 4,10 puntos porcentuales.

La Tasa de Política Monetaria empezó el 2022 en 5,50%. A lo largo del año, el Banco Central de Paraguay la aumentó en nueve oportunidades. Desde septiembre se mantiene en 8,50%.

La moderación que experimentó el IPC en los últimos meses del año, la estabilización de las expectativas y la intención de acercar el IPC a la meta, hicieron que el Comité de Política Monetaria (CPM) opte en sus últimas reuniones por mantener sin modificaciones la tendencia contractiva.

El Banco Central de Paraguay espera, tal como lo manifestó en su último informe, que la inflación converja hacia la meta a fines de 2023.

Chile

La inflación acumulada en diciembre fue de 12,8%, según informó el Instituto Nacional de Estadísticas de Chile. El índice de precios pegó un salto grande, si se tiene el cuanta que en 2021 había terminado en 7,2%.

A pesar de los siete aumentos de tasa que a lo largo de 2022 implementó el Banco Central del Chile, la inflación anual no pudo alcanzar la meta de 3% impuesta previamente por la entidad. La brecha respecto de los objetivos es de 9,8 puntos porcentuales, una de las más grandes de la región.

La Tasa de Política Monetaria había empezado el año con una tasa del 4%, y terminó el año en 11,25%.

Perú

La inflación en 2022 fue de 8,46%, y se alejó ampliamente del rango meta de 1%-3%. A lo largo del año pasado, el Banco Central de Perú llevó a cabo 12 aumentos de tasa, desde el 3% en que se encontraba en enero, hasta llegar al 7,75% con el que terminó diciembre.

Colombia

En diciembre, el IPC llegó a 13,12%. Si se tiene en cuenta que la meta de inflación dispuesta por el Banco Central de Colombia era del 3%, la diferencia es de 10,13 puntos porcentuales.

La entidad monetaria implementó ocho aumentos de tasa el año pasado en pos de hacer converger las expectativas y los precios a los objetivos. En diciembre la ubicó en el 12%.

México

Luego de haber alcanzado en septiembre el máximo en 22 años, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) terminó 2022 en 7,82%. La meta de inflación es del 3%, y la brecha se mantuvo en el orden del 4,82 puntos porcentuales.

Banxico -la entidad monetaria de ese pías- llevó a cabo ocho incrementos de tasa en 2022. Actualmente, con 10,50%, mantiene un nivel récord en la historia de la entidad.

Estados Unidos

La inflación fue de 6,5% el año pasado, tal como informó el Bureau de Labor Statistic. Teniendo en cuenta el último dato registrado, la brecha respecto del objetivo del 2% impuesto por la Reserva Federal (FED), es de 4,5 puntos porcentuales.

A lo largo de 2022, al haber ajustado las tasas en siete oportunidades, la FED llevó a cabo una política que no tenía precedentes desde la década del 80. La entidad monetaria elevó la tasa de referencia en enero al rango de 0-0,25%, y antes de terminar la ubicó en 4,25%-4,5%.

La implementación de ese tipo de política por parte de Estados Unidos suele tener mucho impacto en la economía global. “Afecta a los flujos internacionales de inversiones”, dijo Castiglioni Cotter. “Cuando las tasas están elevadas, los fondos se dirigen a Estados Unidos porque hay menor riesgo y mejor rentabilidad. Por otra parte, el financiamiento de los gobiernos y del sector privado se vuelve costoso”, aseguró.

Unión Europea

Luego del máximo interanual de 10,6% de octubre, la inflación de la zona terminó el año en 9,2%. El valor de diciembre representa una considerable alza si se tiene en cuenta el 5% que había registrado a fin de 2021.

La meta de inflación impuesta por el Banco Central Europeo (BCE) es de 2%, por lo que la brecha respecto del objetivo fue de 7,20 puntos porcentuales, una de las más grandes dentro del universo de países desarrollados.

Durante 2022, y en un intento de converger la inflación con la meta, el BCE aumentó la tasa de interés en cuatro oportunidades. En el último incremento, llevado a cabo el 21 de diciembre, ubicó el parámetro monetario en 2-2,5%, un nivel que había alcanzado en la crisis de 2008.

Respecto de 2023, la entidad monetaria no descartó en absoluto futuros aumentos. “En particular, el Consejo de Gobierno estima que los tipos de interés tendrán que incrementarse aun significativamente a un ritmo sostenido hasta alcanzar niveles suficientemente restrictivos para asegurar que la inflación vuelva a situarse de forma oportuna en el objetivo del 2% a medio plazo”, dijo el BCE en su comunicado.

Hasta el momento, las políticas llevadas a cabo por el Banco Central Europeo han sido insuficientes para estabilizar de manera considerable a los países que integran la unión. Es preciso tener en cuenta que cada país integrante tiene una economía independiente y enfrenta una realidad diferente en cuanto a las alzas generalizadas de precios. En noviembre, mientras en Estonia la inflación interanual era del 21,4%, los índices de Alemania y España eran de 11,3% y 6,7%, respectivamente.

Expectativas para 2023

“Algunas consultoras internacionales están considerando que en 2023 la inflación mundial podría descender a 6,9%”, dijo Marcelo Elizondo, titular de la consultora DNI. “Es un índice todavía elevado, pero bastante más bajo que el 8,9% de 2022″, sostuvo.

“En casi todos los países, la expectativa es que los índices de precios sean más bajos que los del año pasado, pero que todavía estén por encima de las metas”, dijo Castiglioni Cotter.

A través de las políticas que lleven a cabo las economías, se espera que cada país vaya estabilizando su economía. “Probablemente, Estados Unidos esté más cerca del final del proceso”, añadió la economista. “Todo es más rápido para ellos, tanto el inicio de las crisis como las salidas. Europa demorará algo más, por sus características propias, porque la inflación es bastante más elevada y porque tiene un conflicto bélico demasiado cerca”, aseguró.

Respecto de los futuros aumentos de tasa, parece no haber claridad sobre si habrá nuevos ajustes o si las autoridades las mantendrán en los niveles elevados actuales. “Dependerá de cómo sea el proceso de desinflación, que suele ser bastante lento”, dijo Castiglioni Cotter. “Los precios de las commodities ya se están acomodando, y eso puede ayudar mucho”, aseguró.

Los tipos de interés altos impactan en el costo del crédito, desalientan la inversión y afectan la actividad. “Este año habrá una desaceleración del crecimiento y 2024 será uno de los peores años de crecimiento de los últimos 30 años para la región y para el mundo”, dijo Bacigalupo, responsable de macroeconomía y Latam de la consultora Abec

“La Argentina es otro mundo”, dijo Castiglioni Cotter. “Nosotros vemos muy difícil que la inflación baje porque se necesita implementar una política fiscal y monetaria contractiva, algo que es difícil en un contexto electoral”, aseguró.