Sturgeon alerta del riesgo de una "guerra comercial" con la UE

·2  min de lectura

Londres, 8 nov (EFE).- La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, se mostró hoy "horrorizada" ante la posibilidad de que el Gobierno británico suspenda de manera unilateral el Protocolo para Irlanda del Norte, parte del acuerdo del Brexit, y alertó del riesgo de desatar una "guerra comercial" con la Unión Europea (UE).

En un encuentro virtual con periodistas de la Asociación de Prensa Extranjera en el Reino Unido, la líder nacionalista expresó su opinión sobre las consecuencias de un hipotético escenario en el que el primer ministro británico, Boris Johnson, activara al Artículo 16 del Protocolo, que habilita a una de las partes a dejar de aplicar aspectos del acuerdo.

Sturgeon confesó que le "preocupa profundamente" todo lo que conllevaría suspender el mecanismo que mantiene a la provincia británica en el mercado único europeo para bienes a fin de evitar una frontera física con la vecina República de Irlanda -miembro de la UE-.

A cambio, impone controles fronterizos entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido, que han generado fricciones económicas y tensiones políticas.

"La Unión Europea (UE) ha hecho sugerencias muy razonables a fin de resolver algunas de las cuestiones prácticas alrededor de la aplicación del protocolo y, en lugar de involucrarse de forma responsable con vistas a llegar a un resultado sensato, el Gobierno de Boris Johnson parece estar continuamente tratando de avivar tensiones, lo que me parece que está motivado por razones políticas e ideológicas", valoró Sturgeon.

Al mismo tiempo, consideró que el Ejecutivo de Londres "se está arriesgando a desatar una guerra comercial con la UE que no redundaría en los intereses de nadie".

La política escocesa confió en que "finalmente prevalezca el sentido común", si bien se mostró "profundamente preocupada" por lo que pueda ocurrir "en las próximas semanas".

También abordó el asunto de la independencia de Escocia y, tras declararse una "defensora de la democracia", recordó que su victoria en las últimas elecciones se fraguó en base "a la proposición de que a lo largo de la primera mitad de esta legislatura-si el Covid-19 lo permite- los escoceses deberían tener la oportunidad de decidir si quieren o no ser independientes", recalcó.

Al recordar que Escocia ya celebró una consulta independentista en 2014, en la que ganó el "no" a la separación, Sturgeon remarcó que "el mundo ha cambiado de forma bastante dramática" desde entonces, con factores como el Brexit, que se materializó "contra la voluntad" de los escoceses.

En su opinión, un hipotético referendo debería ser "democrático, constitucional y legal", aunque alertó de que "si Boris Johnson quiere negar la democracia, en algún momento tendrá que llevar ante los tribunales al Parlamento escocés".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.