Strauss-Kahn y camarera de hotel de NY pactan

Más destacado

NUEVA YORK (AP) — El ex director del Fondo Monetario Internacional Dominique Strauss-Kahn y la camarera de un hotel neoyorquino que le acusó de tratar de violarla llegaron a un acuerdo en el juicio civil que ella entabló, con lo que al parecer ponen fin a un largo caso legal que obligó a la renuncia del otrora aspirante a la presidencia de Francia y dio paso a una serie de acusaciones contra él, informó el jueves una persona allegada al juicio.

Los detalles del acuerdo, que tiene lugar después que la fiscalía desechó los cargos penales relacionados el año pasado, no se conocieron de inmediato y probablemente serán protegidos por un acuerdo de confidencialidad a fin de impedir que alguno de los dos hable públicamente sobre lo ocurrido en mayo del 2011. La mujer señaló que se trató de una brutal agresión sorpresiva mientras que él afirmó que se trató de una "falla moral" consensual.

Los abogados de Strauss-Kahn y de la camarera, Nafissatou Diallo, llegaron en días recientes a un acuerdo que aún no ha sido suscrito, con la venia del juez Douglas McKeon, de la Corte Superior del condado del Bronx, y un acuerdo separado para poner fin a otra demanda judicial que Diallo entabló contra el diario New York Post, dijo la persona, que habló con The Associated Press a condición de mantenerse anónima para poder hablar sobre las negociaciones privadas.

Se ha previsto la fecha para una audiencia la próxima semana, dijo la persona.

El abogado de Strauss-Kahn, William Taylor, se abstuvo de dar declaraciones. Los abogados de la camarera no respondieron de inmediato las llamadas telefónicas ni mensajes electrónicos.

Diallo, de 33 años, y Strauss-Kahn, de 63, se encontraron cuando ella llegó a limpiar su cuarto de un lujoso hotel de Manhattan en mayo del 2011. La mujer relató a la policía que él la persiguió, trató de violarla y la obligó a tener sexo oral.

La acusación desencadenó una serie de acusaciones sobre el diplomático casado y su conducta con otras mujeres, y actualmente se le acusa de cierta relación con una organización de prostitución en su propio país.

Con evidencia de pruebas de ADN que indicaban un acto sexual y con el relato detallado de Diallo sobre la agresión, la fiscalía de Manhattan inicialmente dijo que tenía un caso fuerte y convincente. Pero después de seis semanas, la confianza de la fiscalía comenzó a amainar cuando dijeron que Diallo les había mentido sobre su pasado, incluyendo un falso relato de una violación previa y sobre sus acciones cuando salió del cuarto de Strauss-Kahn.

Diallo, natural de Guinea, mantuvo que decía la verdad sobre lo sucedido, pero la fiscalía retiró todos los cargos penales en agosto del 2011.

Diallo había entablado una demanda civil en otro tribunal, mientras que Strauss-Kahn calificaba el juicio de difamatorio y a su vez la demandó por 1 millón de dólares.

Strauss-Kahn alegó inicialmente que tenía inmunidad diplomática ante una demanda legal. Un juez desechó ese alegato en mayo.

La demanda de Diallo contra el Post fue iniciada porque el diario la calificó de prostituta y dijo que cobraba para tener relaciones sexuales en un hotel donde la fiscalía la alojó durante el juicio. El diario de la empresa The News Corp. afirmó que corroboraba su versión y no hizo declaraciones el jueves.

A fin de ayudar a la solución de ambos casos, el juez advirtió que se podrían convertir en un feo drama judicial.

Desde que el caso penal de Nueva York fue desechado, Strauss-Kahn ha sido objeto de acusaciones de conducta sexual reprobatoria que han desprestigiado aún más su reputación.

Cargando...