Stoltenberg: "Putin conoce las consecuencias de atacar a un país aliado"

·2  min de lectura

Bruselas, 27 jun (EFE).- El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró este lunes que el presidente ruso, Vladimir Putin, "conoce las consecuencias de atacar a un país aliado" ante las tensiones entre Lituania y Rusia por los controles que Vilna aplica a los bienes que entran y salen del enclave ruso de Kaliningrado.

La medida, que Lituania defiende como una aplicación de las sanciones de la Unión Europea a Moscú, fue calificada de "ilegal y sin precedentes" por el Kremlin, que ha amenazado al país báltico con represalias.

"Estoy seguro de que Moscú, el presidente Putin, entiende nuestras garantías de seguridad colectiva y entiende las consecuencias de atacar a un país aliado. Activaría la respuesta de toda la Alianza", apuntó Stoltenberg en una rueda de prensa previa a la cumbre de líderes aliados de esta semana en Madrid.

Stoltenberg mostró su preocupación por el incremento en la presencia militar rusa en Kaliningrado, que "lleva varios años teniendo lugar con sistemas de armas avanzados", y apuntó a que es parte de la razón por la que la Alianza ha modernizado sus fuerzas y capacidades e incrementado su presencia en esa región.

"Lo que estamos viendo ahora es que Lituania está implementando las sanciones económicas acordadas por la Unión Europea, y los aliados de la OTAN acogen favorablemente las sanciones europeas", dijo Stoltenberg, que consideró las medidas restrictivas contra Moscú como "importantes porque aseguran que Putin paga un precio" por su ataque a Ucrania.

El incremento de la presencia de la Alianza en la zona pretende "enviar el mensaje de que se defenderá" a estos países y, con dicha señal, "se previene un ataque", añadió.

La agresión rusa contra Ucrania ya ha motivado que la Alianza vaya a duplicar sus batallones en países del flanco este hasta llegar a ocho y que los aliados hayan puesto bajo mando de la OTAN a más de 40.000 militares, muchos de ellos en los países bálticos.

(c) Agencia EFE