Stephen King hoy es millonario pero su vida fue una historia de terror

WASHINGTON, DC - SEPTEMBER 10:  President Barack Obama presents author Stephen King with the 2014 National Medal of Arts at The White House on September 10, 2015 in Washington, DC.  (Photo by Leigh Vogel/WireImage)
Stephen King no tuvo nada de pequeño pero ahora lo tiene todo gracias a sus libros (Photo by Leigh Vogel/WireImage)

El rey del género de terror tiene nombre y apellidos, con permiso de Poe, se trata de Stephen King. Claro que el género engloba a otros grandes creadores pero las novelas de este autor son ‘best seller’ asegurado aunque eso no siempre fue así.

Si te has preguntado alguna vez de dónde saca el genio Stephen King las ideas para sus retorcidas, dramáticas y aterradoras historias de terror, te diré que se inspira en sus propios sentimientos, vivencias y existencia.

Evidentemente los elementos de muerte, fantasmas, asesinatos así como los personajes son pura ficción en la enorme mayoría de casos pero esas emociones de desolación, frustración, escasez, ira y de más, las conoce bien.

Actualmente la fortuna del escritor se calcula en 500 millones de dólares, que se dice pronto, Stephen podría retirarse sin escribir nunca más y tanto él como su familia tendrían la vida solucionada, sin embargo, la riqueza y tren de vida del que pueden gozar sus hijos gracias a la fortuna de su padre, nada tienen que ver con lo que el propio Stephen vivió durante su infancia y adolescencia.

King nació en una familia desestructurada y es que, siendo solo un bebé, sufrió el abandono de su padre así que se crió sin ese referente paterno, al lado de su madre y con muy pocos recursos económicos para el día a día.

A muy temprana edad, con solo 4 añitos, vio morir ante sus ojos a su mejor amigo. Aquella vivencia fue tan traumática que su cerebro la bloqueó y no conserva ese recuerdo de ver a su amigo, también pequeño, siendo arrollado por un tren delante suyo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

En uno de sus libros, ‘Danza Macabra’ el mismo contó que: “El evento ocurrió cuando solo tenía cuatro años. Según mi madre, me había ido a jugar a la casa de un vecino, que estaba cerca de la línea de ferrocarril. Alrededor de una hora después de irme de casa, volví blanco como un fantasma. Resulta que el niño con el que jugaba había sido arrollado por un tren mientras jugaba o cruzaba las vías”. Stephen únicamente recuerda aquello porque se lo contó su madre.

Además del miedo, el trauma y el terror, King conoce de cerca también el rechazo y la frustración. Desde bien pequeño amó escribir cuentos y en el colegio trapicheaba con ellos intentando vendérselos a sus propios compañeros, cosa que sus profesores frenaron en seco.

Cuando ya en la juventud empezó a escribir en serio y dedicándose 100% al terror, fue rechazado por varias editoriales que no valoraron su trabajo como algo excepcional sino como uno más de tantos autores con la esperanza de vivir de la escritura.

La escritura no le daba para nada dinero así que se puso a trabajar en una lavandería mientras que hacía la carrera de Literatura Inglesa. Por aquel entonces conoció a Tabitha, la única mujer de su vida pero, al no tener trabajo como autor, se puso a dar clases en un instituto como profesor.

La decepción, la rutina y la escasez económica les llevaron a vivir en un remolque y fue entonces cuando Stephen tocó fondo con el alcohol y las drogas. Pero, afortunadamente, apreciaba su creatividad por encima de todo y sabía que el alcohol le pasaría dura factura a eso así que decidió ingresar por su pie en ‘Alcohólicos Anónimos’ tal y como recoge ‘LOC’.

En medio de aquel infierno creó ‘Carrie’, la novela que se convertiría en su ascenso a la fama mundial de manera rotunda pero, ojo, que mientras escribía los borradores, estaba tan derrotado que los tiró a la basura.

Fue su esposa quien los recuperó del cubo de deshechos y se los plató encima del escritorio porque, enganchada a lo que ya había escrito, quería saber qué final tenía la historia de aquella inocente adolescente en su baile de fin de curso.

El resto ya es historia, Stephen vendió la obra por 2.500 dólares a una editorial pero a lo largo de los años siguió sacando libros que además se convertirían en películas y que le ayudarían a ser multimillonario.

De las miserias de su vida y de su prodigiosa mente han salido historias tan terroríficas como ‘El Resplandor’ o personajes tan chalados e icónicos como el payaso Pennywise, de ‘IT’ que recientemente ha tenido un remake en el cine en el que el propio autor tiene un cameo. Y es que más de 60 libros, más de 200 historias para no dormir y un sinfín de personajes en ellas, dan para mucho.

Stephen King es, a día de hoy, el tercer escritor más rico del mundo según el citado medio y, viendo sus orígenes y los duros episodios de su vida, por su talento y su lucha, se lo merece.

Te puede interesar...