Starmer dice que la vía unilateral de Johnson "destroza" las relaciones con la UE

·2  min de lectura

Dublín, 9 jun (EFE).- El líder de la oposición en el Reino Unido, el laborista Keir Starmer, afirmó este jueves que el Gobierno de Boris Johnson está "destrozando" las relaciones de su país con la Unión Europea (UE) e Irlanda por su intención de suspender unilateralmente partes del acuerdo del Brexit.

Starmer efectuó esas declaraciones en Dublín, donde se reúne hoy con el primer ministro irlandés, Micheál Martin, para abordar el controvertido protocolo del Brexit para Irlanda del Norte, en el punto de mira de Londres por las tensiones políticas y económicas que está causando en la provincia británica.

"Claro que el protocolo plantea desafíos, pero creo que hemos afrontado juntos retos más grandes durante nuestra historia compartida y creo que con flexibilidad por las dos partes, con buena fe, diplomacia y confianza en la mesa de negociación podemos abordar las cuestiones pendientes", declaró el dirigente laborista.

El problema, lamentó, es que Johnson "no tiene esas cualidades" y está "destrozando" las relaciones del Reino Unido con Irlanda y el bloque comunitario.

Asimismo, Starmer consideró que el "premier" es un dirigente "distraído" y debilitado por las divisiones del Partido Conservador, a pesar de que sobrevivió este lunes a una moción de censura interna.

"Está haciendo todo lo que puede para salvar su propio pellejo en vez de afrontar la cuestión importante, que es negociar con flexibilidad para superar los problemas pendientes", subrayó el líder opositor británico.

El Ejecutivo de Johnson ya había presentado antes de la moción de censura planes legislativos para anular de manera unilateral partes del citado mecanismo del Brexit para Irlanda del Norte, una amenaza que entorpece el avance de las conversaciones que mantiene con la UE y podría violar la legislación internacional.

Esta cuestión impide también la formación de un Ejecutivo autónomo en Belfast, pues el probritánico Partido Democrático Unionista (DUP) se niega a compartir gobierno con los nacionalistas si el diálogo entre Londres y Bruselas no desemboca en una reforma radical del protocolo.

Este instrumento obliga a revisar las mercancías que llegan desde Gran Bretaña a Irlanda del Norte para evitar la entrada incontrolada de productos al mercado comunitario, al tiempo que impide una frontera dura entre las dos Irlandas, tal y como establece el acuerdo de paz del Viernes Santo (1998), el texto que puso fin al pasado conflicto.

No obstante, ha levantado una frontera comercial en el mar de Irlanda que para el DUP es también política, pues sostiene que diferencia a la provincia y pone en peligro su relación con el resto del Reino Unido, ahora que los nacionalistas quieren avanzar hacia su objetivo histórico de reunificar Irlanda.

"Hay desafíos que debemos superar y el punto de partida para mí y para el Partido Laborista es que creemos en el acuerdo del Viernes Santo y lo respetaremos siempre, al tiempo que creemos en la necesidad de respetar la legalidad internacional", concluyó Starmer.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.